¡VAMOS! Es hora de emancipar de verdad la Zulianidad (Fotos)

La región zuliana posee características propias y personalidad única que la hacen destacar entre las del resto del país

Hablar de Zulianidad nos obliga a ir más allá de Lago, China y Puente, aunque estos tres elementos son componentes sine qua non de lo que significa ser zuliano. Ningún otro espacio geográfico de Venezuela tiene tanta particularidad en su conformación social, cultural y hasta climática como el Zulia y entre muchas otras cosas, se puede apreciar cuando se trata de regionalizar las zonas geográficas del país: Región Central, la cual abarca varios estados centrales, desde Carabobo hasta Miranda, incluyendo Vargas y el Distrito Capital; Región Oriental, que involucra los cuatro estados orientales, Anzoátegui, Monagas, Sucre y Nueva Esparta; Región Guayana, que integra a los estados Bolívar y Amazonas; Región Llanera, que incluye a Guárico, Cojedes, Barinas, Portuguesa y Apure; Región Centro Occidental donde se localizan Lara, Falcón y Yaracuy; Región Andina, integrada por Táchira, Mérida y Trujillo y finalmente Región Zuliana, es decir Zulia. Esta condición se da desde tiempos inmemoriales de la gesta independentista, porque el Zulia decidió por sí solo cuándo era que se iba a independizar del dominio español y es allí donde está el génesis de lo que hoy se conmemora como Día de la Zulianidad.

A 197 años de la conmemoración de esa fecha, los zulianos no recuerdan esta fecha como el día en que el ayuntamiento de Maracaibo tomó la decisión definitiva de independizarse del Gobierno español. El 28 de enero de 1821, se declaró la independencia de la república democrática de Zulia.

Julio Portillo, historiador y expresidente de la Academia de Historia de la región, explicó que es importante la conmemoración de esta fecha para recordar lo que el Zulia representó en años anteriores como región democrática y soberana, que en su momento llegó a funcionar como república independiente.

Según los libros de historia regional, el Día de la Zulianidad es sinónimo de la emancipación que indudablemente siempre caracterizó a los pobladores de esta zona. La región cuenta con sus propias costumbres, idiosincrasia, música, comidas y bailes típicos que no solo en el resto del país, sino internacionalmente resaltan como región independiente.

Austeridad

“Actualmente, dada la crisis económica y política que atraviesa Venezuela, no hace falta realizar grandes festejos o celebraciones para conmemorar este día, basta con reflexionar sobre lo que fuimos y lo que debemos ser los ciudadanos de este estado, y destacar que la historia del país no es solo lo que ocurrió en Caracas y en la zona centro, porque cada región contribuyó a la conformación de la República actual”, enfatizó el académico Jorge Sánchez Melean.

El experto aseguró que la fecha debería ser decretada como un día de fiesta regional, al igual que el 18 de noviembre, Día de la Virgen de Chiquinquirá y el 24 de octubre, natalicio de Rafael Urdaneta, pues fue una etapa “importante” que desencadenó la parte final del proceso de independencia de Venezuela.

En esta composición fotográfica se muestra lo que hoy identifica a la Zulianidad, costumbres, modismos, preferencias, gustos y particularidades se fusionan para hacer de ésta una sociedad única.

Ernesto García Mac Gregor, orador de orden en el segundo año de esta celebración, afirmó que en su criterio los zulianos no desvirtuaron el significado de esta fecha, pero debido a que el Zulia fue el último estado venezolano en donde gobernó el imperio español, fue “duramente” castigado y “menospreciado” por su fidelidad a la corona.

Destaca que ese comportamiento dio lugar a que se le reste importancia con el pasar de los años. “Una clara prueba de ello es que no fue hasta el año 2002 que el consejo legislativo del estado decretó esté día como festividad”.

Pero ¿por qué se conmemora la Zulianidad?

En la historia de la independencia de Venezuela se reconoce el 28 de enero como día de la Zulianidad, debido a que en esa misma fecha del año 1821, el estado Zulia se declaró como república democrática e independiente del yugo español.

Para los años 1810 y 1811 cuando se llevaron a cabo los procesos independentistas más importantes de Venezuela, el ayuntamiento de Maracaibo no respaldó estos procesos, permaneció fiel al rey de España y pasó a formar parte de la Gran Colombia como una república independiente, pero en el año 1821 Zulia decide definitivamente su separación del Gobierno español para integrarse a la República de Venezuela.

 

Esta acción dio paso al final del proceso de independentista del país, con el inicio de la Batalla de Carabobo el 24 de junio de 1821 y posteriormente esta etapa culmina con la Batalla Naval del Lago de Maracaibo, el 24 de julio de 1823, con la derrota y salida desde Maracaibo del último capitán general español, Francisco Tomás Morales.

La critica

El profesor Hernán Teressen, de La Universidad del Zulia, establece algunas criticas que llevan a reflexionar sobre cómo tomar el Día de la Zulianidad y sobre la "debilidad histórica" de la llamada "autenticidad del zuliano".

"Somos auténticos, porque nuestra capital está en una especie de aislamiento del resto del país, nos une un hilo de concreto que antes no existía y la única forma de llegar a Venezuela era vía ferry. Eso nos hizo conformarnos como sociedad, más o menos aislados del resto y con características muy particulares, pero al mismo tiempo, esa autenticidad no fue canalizada para realzar nuestra condición a destacar sobre el resto del país, sino para dejar más dudas que certezas".

Teressen afirma que "ninguna otra sociedad, que yo sepa, ha crecido y se ha levantado vivencial y arquitectónicamente de espaldas a sus riberas. Maracaibo, Cabimas y las demás ciudades ribereñas con el Lago, crecieron de espaldas a éste. Ese ha sido un error histórico que siempre le será reclamado a sus habitantes. El Lago que es la vida del Zulia, que es fuente de inspiración poética, musical, artística, escultural y hasta científica mira como su ciudad capital creció indolente, dándole la espalda. Sus pocas riberas directas están abandonadas y repletas de basura, en eso también somos auténticos".

Estas dos fotos muestran como en la Maracaibo colonial hubo un contacto pleno, directo y cercano entre la ciudad y su Lago, donde por el Lago llegaba toda la mercancía y el malecón era el sitio de actividad diaria del maracaibero en una conexión sin barreras entre la ribera y la avenida Libertador. Abajo se muestra la Maracaibo de hoy, con un malecón cercado que separa dramáticamente a los maracaiberos de su Lago y de su ribera. Hoy el malecón es acceso restringido y las personas solo pueden ver a lo lejos a su Lago contaminado.

El docente critica que "nuestras emisoras de radio maltratan a la gaita solo colocándolas entre octubre y diciembre salvo algunas que se destacan por darle preponderancia a la reina del folclor y estas son la salvación del género musical. Nuestros jóvenes crecen amando más el vallenato que la gaita, cuando al menos debería inculcarse que sea un 50 y 50, al menos".

La gaita zuliana, reina del folclor, quedó relegada a los meses de octubre y diciembre, dando mayor preponderancia al vallenato, reguetón, bachata entre otras manifestaciones musicales. No obstante, hay emisoras como La Chiquinquireña 90.9 y páginas web como Sabor Gaitero que siguen luchando para que la gaita sea de nuevo la primera entre las primeras.

"Los maracuchos, marabinos o maracaiberos -ni siquiera tenemos bien definido nuestro gentilicio- tienen a Maracaibo como ciudad de tránsito y eso es perfectamente comprensible por el clima, lo que no es comprensible es que la ensucien tanto. El problema de la basura tiene dos culpables, el gobierno ineficiente y un pueblo indolente, parece mentira, pero aquí la gente solo mira con recelo su parcela, se preocupa y se ocupa de su parcela, dejando el resto, es decir los espacios comunes a la buena de Dios y contribuyendo a que se deterioren más, eso también nos caracteriza".

Cuesta entender ¿por qué Maracaibo creció de espaldas al lago? ¿Por qué sus arquitectos al rediseñar la avenida El Milagro y urbanizar en torno a ella, lo hicieron de espaldas al Lago? ¿Qué pasó con las riberas que ahora hay muros de concreto y de basura que la separan de su ciudad? ¿Estamos a tiempo de poner a Maracaibo a mirar hacia el Lago y no al Lago voltear hacia atrás para mirar de espaldas a Maracaibo?, es parte de gestar la verdadera Zulianidad.

"¿Somos regionalistas? yo diría que sí -prosigue el académico- en lo bueno y en lo malo, pero lo somos. Ojalá que un día se comience a construir, aprovechando esta fecha de la Zulianidad el verdadero espíritu que caracteriza, sin lugar a dudas, al zuliano como una sociedad de hombres cultos, trabajadores, forjadores, productores, íntegros, independientes, porque hasta eso, nos encanta depender del centralismo y preferimos que sea el centralismo el que tome las decisiones respecto a nosotros y eso se evidencia en los últimos resultados electorales y en la apatía por mantenernos como una verdadera región zuliana, auténtica y capaz de autogestionarse con todos los recursos que atesoramos y exigir del centralismo el respeto a nuestra condición de sociedad productiva del país".

Teressen cierra: "No deseo que mis reflexiones se malinterpreten ni trato de maltratar verbalmente al zuliano y al maracaibero, sino que mis palabras vayan en el sentido de una orientación reflexiva para que recuperemos aquello que realmente nos destaca como buenos regionalistas y no como regionalistas de boca. Esta es una sociedad muy valiosa, pero sus valores se han ido dispersando arropados por la crisis y el desinterés del Estado en reconocernos y en aplicar políticas para reforzarnos en nuestra condición particular, destacada y eminentemente única entre los venezolanos, toca en el hogar, toca en la escuela, en el liceo y en la universidad reforzar esos valores en las generaciones que vienen a ver si de nuevo damos otro zulianazo como el del 28 de enero de 1821".

Con todas las críticas, los errores históricos y contemporáneos, es indudable que los zulianos somos únicos, auténticos y especiales en el más amplio contexto social. Tenemos una gastronomía que destaca, una musicalidad que vibra todos los fines de semana en El Pozón del Saladillo, sitio además que se ha convertido en el corazón de la Zulianidad todo el año, la cordialidad, amabilidad, ocurrencia, humor y jocosidad que algunos odian y muchos aman, pero que verdaderamente nos hace sobresalir.

NOTIZULIA / Con información de La Verdad