¡QUE MOLLEJA DE VALOR ZULIANO ES "EL GATO SALSERO"!

José Luis Morán "El Gato Salsero" fundador de la devoción y Feria de La Chinita en Madrid y máximo exponente de nuestra música en el mundo, es homenajeado como un excelso valor zuliano

Cuentan los que cuentan y han contado, que una mañana de sol radiante, de esas zulianas donde la gente desayuna sus mandocas o sus pastelitos con Cocacola o malta, cuando el sol irradia de energía cuanto toca con particular intensidad en la ciudad de Udón, un 23 de diciembre, en el Hospital Coromoto, vio la luz un niño que guardaba en su esencia la fibra musical que más tarde desarrollaría para trascender en tiempo y espacio hasta convertirse en embajador salsero y Chiquinquireño de Venezuela  en el mundo.

Nacido del amor entre Ángel Enrique Morán Pérez y Gloria Mercedes Landazábal, se trata de José Luis Morán Landazábal, “El Gato Salsero”, un maracaibero que nació para cantarle a la vida al ritmo de los cueros, la trompeta y el trombón y al ritmo de tambora, furro, cuatro y charrasca.

Se paseó por cuanto colegio existió: Iniciando el preescolar en el Pedro Iturbe, luego Lucila Palacios, Francisco Ochoa, Colegio Panamericano, Colegio Santa María. En Puerto Cabello estudió en el Centro de Estudios Carabobo y se graduó de bachiller en el Salto Ángel.

Su formación académica la desarrolló en la casa que vence las sombras, La Universidad del Zulia (LUZ) donde obtuvo título de Administración de Empresas, pero muy dentro ya latía la fibra musical y artística que le enrumbaría definitivamente por ese camino donde no todos logran triunfar.

De familia muy unida y formada en los más arraigados valores espirituales y ciudadanos, con la disciplina y el amor de don Ángel Morán, hoy su compañero en escena y con toda la dedicación sin límites de su hermosa madre Gloria Mercedes.

Su núcleo está integrado por sus seis adorables hermanos: Tahís Coromoto, Gustavo Adolfo, Ricardo Javier, Miguel Ángel ‘Tico’ Ángel Alberto y su hermanita menor Andrea Carolina.

Luego de una exigente carrera como productor musical y de espectáculos en su empresa de Maracaibo M&L Eventos “El mejor espectáculo” donde presentó artistas de la talla de La Billos Caracas Boys, Los Melódicos, Argenis Carruyo, Los Blanco, entre muchas otras orquestas zulianas, nacionales e internacionales y de ser además cofundador de las agrupaciones de tambor Imbangala y Huracán de Fuego, donde cosechó extraordinarias amistades y atesoró grandes experiencias, hasta incluso la de hacer su muñequita con su amigo Otto Ríos Márquez, “El Muñequero de Maracaibo” a quien de cariño decía ‘Otto Monoto’, Morán decide partir a España un 21 de mayo del año 2003, mucho antes de que la catástrofe política, social y económica desdibujaran a su amada Venezuela y allá se convirtió en fundador y custodio de La Chinita en España, actividad ésta que va en vías de extensión por grandes ciudades europeas como la propia Roma.

Paralelamente, Morán visualizó en la “Madre Patria” el escenario perfecto para cumplir su sueño de ser salsero por excelencia y llevar el sabor venezolano en cada interpretación al ritmo de ese género musical que tanto nos identifica. Allí se patentó “El Gato Salsero” mote que adquirió al haber conquistado corazones en Madrid, pues a los nacidos en la capital española los llaman “gatos” y pronto, “El Gato” iniciaría su recorrido musical por Europa, África, Medio Oriente y Asia llevando la salsa con su particular acento maracucho.

Es por eso, que Brújula Zuliana le rinde este homenaje en vida a quien hoy es exponente de la musicalidad caribeña y venezolana en el mundo, exponente e impulsor del fervor Chiquinquireño en Europa y el mundo entero caracterizado por ese amor que derrocha hacia su Virgen morena y hacia su amada Venezuela.

Hombre de familia

Morán desposó a Ninoska, su amada compañera hace ya 22 años, del matrimonio vino el alumbramiento de dos hermosos críos: Juan Diego, nacido en Maracaibo, Venezuela y Santiago José, nacido en la “Madre Patria”, pero ambos, venezolano-españoles por esencia, gaiteros, rumberos, salseros y Chiquinquireños.

Fama y admiración

No en balde, una ciudad como Londres, capital de Gran Bretaña, lo calificó como embajador salsero en el mundo, tras llevar el ritmo a los lugares donde jamás se escuchó la salsa y contagiar a sus habitantes hasta verlos bailar la contagiosa cadencia.

“El Gato” ha compartido escenario y ha cantado con agrupaciones reconocidas como Carángano, Guaco, fue muy cercano al Maestro Abreu y otras tantas luminarias de la música latina.

Posee tres producciones discográficas y múltiples sencillos grabados. Su primer disco, producido, grabado y presentado en Maracaibo, titulado “Me Quedaré” sonó en España y fue la sazón que le abrió las puertas al éxito. Su música, su acento y su sincronía cautivaron a Madrid entero y tendió un puente indestructible a la conquista del público madrileño y de toda Europa.

Fue invitado para darle musicalidad a dos producciones cinematográficas españolas que fueron galardonadas como mejores películas: Cantó en “La Vergüenza” del director David Planell y cantó en “La mujer sin piano” de Javier Rebollo.

Por si fuera poco, Morán representó a España en los premios Grammy, categoría Música Tropical en el año 2008.

Embajador

“El Gato” ha puesto a vibrar al público en Rusia, África, Medio Oriente y Asia, pero su música es conocida en todo el planeta cosechando millones de seguidores en el mundo.

La Chinita en Madrid

 

El fervor Mariano con el que creció en su natal Maracaibo, animó a Morán junto con su amada Ninoska y otros amigos cercanos a fundar la devoción Chiquinquireña en Madrid y de allí nace la Feria de La Chinita en España. José Luis se convierte, pues, en fundador y custodio de María del Rosario de Chiquinquirá en Madrid y esta devoción, cumpliendo religiosamente la tradición Chiquinquireña que se sigue en Maracaibo, lleva ya 15 años ininterrumpidos de celebración conquistando más y más devotos y haciendo de esta fiesta religiosa una tradición en todo España, incluyendo los famosos juegos de béisbol de La Chinita.

“Son 15 años de devoción, de arraigo, de profundo amor, de allí nace MadridCaibo, la agrupación gaitera que le canta a La Chinita en noviembre y que ya forma parte de la cultura española. Maracaibo vive en mí y yo en ella y a Maracaibo la llevo y la siembro donde quiera que vaya con mucho orgullo y mucha satisfacción”.

Morán espera expandir la devoción Chiquinquireña por toda Europa: “Vamos  a Saragoza, Barcelona, Valencia, Alicante, La Coruña, Bilbao, Málaga, Mallorca, Roma (Italia), La Haya (Holanda) Marsella y París (Francia), con ese fuego Mariano que es nuestra esencia que es nuestra Madre que me acompaña donde quiera que voy”.

En Madrid se realiza la serenata a La Chinita interpretada por Madridcaibo y otras agrupaciones autóctonas de Madrid que se unieron a la celebración, se realiza la santa eucaristía, la Virgen baja se encuentra con la feligresía y es llevada en procesión y luego se destapa la rumba Chiquinquireña a ritmo de gaita y salsa.

“Cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas que vez cambian, ese es uno de tantos lemas y a eso vine y en eso estoy. Mi carrera artística no tendría sentido si no va de la mano con mi sentimiento Mariano y con esa devoción y agradecimiento eterno a María de Chiquinquirá, es ella quien ilumina mi camino y quien intercede como madre ante Dios nuestro Señor para guiarme por donde quiera que voy llevando música, llevando amor, llevando el mensaje de la paz, de la confraternidad y de la alegría de vivir, de estar vivos para agradar a los demás, esas son las cosas que llenan mi vida”.

“El Gato Salsero” ¡Qué molleja de valor zuliano!, Tan zuliano como las mandocas, como el furro, como las Águilas del Zulia, como La Chinita, como la gaita, como la VOC, Las Quince Letras, la Basílica, Cambuleto. Tan zuliano como El Pozón, Sabor Zuliano, el Limonsón, el Calabazate. Tan zuliano como el Relámpago del Catatumbo, como el Puente, el Lago y el inmortal Luis Aparicio…

NOTIZULIA / Ernesto Ríos Blanco