¡CUIDADO! Hueco se traga los carros en Delicias (FOTO)

Archivo

La oscuridad de la calle 89-D con la avenida 15 Delicias casi le cuesta la vida a Johán Villalobos. Un hueco de al menos tres metros de ancho y cuatro de profundidad se tragó su vehículo Mazda 323. Eran las 5.00 de la mañana cuando el trabajador de PDVSA tomó la avenida, de repente sintió un fuerte golpe y se hundió con todo y carro. “Pensé que me iba a morir ahí adentro, como pude salí y tuve que correr porque con lo oscuro de la avenida casi me atracan”. 

La calle que bordea un costado del Palacio de Justicia de Maracaibo se ha convertido en “una guillotina”, segun dijo Darwin Blois, vendedor informal de la zona. “En lo que va de mes, siete carros cayeron en ese hueco y nadie viene a repararlo, antes de ayer cayó un bus y casi hay una desgracia”.

Tras cinco horas, Villalobos logró sacar el carro del cráter. La decepción, impotencia y desespero le cubrieron el rostro de inmediato al verificar los daños. La tijera, dos cauchos con los rines y el tren delantero se averiaron por completo. Con las manos en la cabeza y a punto de llorar, Johán aprovechó la presencia de La Verdad para pedir auxilio. “Le pido ayuda a la Alcaldía de Maracaibo o a la Gobernación del estado Zulia, porque ahora tengo que reparar mi carro y con qué, si no tengo dinero porque soy padre de cinco hijos. Esto es culpa de ustedes porque aquí no sirve ninguna calle y para colmo, uno no puede ver por dónde va porque no hay alumbrado público”.

No hay paso

Desde este miércoles el paso por uno de los canales sentido sur-norte está restringido en la avenida Delicias. Esto ocasiona congestionamiento vehicular en las horas pico en el casco central de la ciudad. 

Aunque este es el hueco más grande que tiene Delicias, un recorrido realizado por este rotativo constató que la arteria vial está en pésimas condiciones. Baches, bocas de visita sin tapa y más huecos adornan la calle que conecta con el norte de la capital zuliana. Carlos Ríos, chofer de carros por puesto de Delicias, denunció: “Delicias en vez de estar bien pepeada por estar en el norte, donde están los cobres, está peor que las calles del oeste, puro hueco. Por eso no sirven los carros, hay que manejar adivinando, todos los días amanece un hueco nuevo”.  

Hace rato

Roberto Urdaneta, vendedor de cambures del casco central, dijo que hace un mes en la avenida había un hundimiento “como un bache” en el asfalto, pero luego de las recientes lluvias el asfalto se fue comiendo hasta formar el megahueco. 

NOTIZULIA / La Verdad