Santa Rosa de Agua vive en la desidia y el abandono

Archivo

Los restaurantes en los palafitos sobre las aguas tranquilas del Lago de Maracaibo, eran lugares para comer pescado, compartir en familia y celebrar con amistades. Actividades con atractivo turístico para cualquier interesado en conocer la capital zuliana.  En la actualidad, esa zona presenta un total abandono que desvanece cualquier voluntad de los ciudadanos en visitar Santa Rosa de Agua. 

Inseguridad y los desbalances económicos son las principales razones por las cuales el turismo dejó de ser una “mina de oro” y fuente de ingreso para los habitantes del popular sector enclavado en la parroquia Coquivacoa de Maracaibo y con más de 200 años de existencia.

El desamparo por parte de los cuerpos policiales genera una desconfianza en los ciudadanos que planean pasar un fin de semana en los palafitos a comer pescado o compartir con la familia a la orilla del lago. La decreciente situación se registra desde hace 10 años y empeora año tras años con hincapié “desde el 2015 para acá”, según palabras de los vecinos del sector.

“Todos los restaurantes que habían en los palafitos han cerrado, solo quedan 4 locales abiertos por aquí”, dijo Carmen Ramírez, habitante de Santa Rosa de Agua. 

Como Carmen, muchos habitantes de ese sector denunciaron la falta de efectivos de seguridad en el área. “Tengo cerca de un año que no veo una patrulla pasando por aquí, el modulo policial que había lo quitaron”, aseguró la ama de casa.

La oscuridad de sus calles en horas nocturnas implica atracos. Un vecino que pidió no ser identificado manifestó que “luego de las 10:00 de la noche, no perdonan a nadie, incluso en la madrugada los choferes de los carritos por puesto son víctimas del hampa”. 

William Ortíz tiene un pequeño abasto al frente de la Plaza Américo Vespucio, él argumentó que la situación económica no se escapa de la desidia de ese sitio. “Un plato de pescado te cuesta 11 mil bolívares, la gente venía en familia y ahora no les alcanza el dinero”, relató el residente.

A pesar del asfaltado que realizó la alcaldía de Maracaibo en marzo, la vialidad presenta varios huecos donde transitan la línea de carritos y buses, Bella Vista y Milagro Norte.

En la serie de dificultades que presenta Santa Rosa de Agua se suma la denuncia por parte de los vecinos acerca de los bajones de luz en las últimas semanas. “Tengo que estar pendiente con las neveras porque esos bajones son los que la dañan”, señaló Mario Márquez ciudadano de ese sector.

Pescadores de esa zona opinaron que su mayor riesgo viene precisamente del Lago. “A nosotros nos atracaron cuando pescábamos. Desde una lancha unos cuatro muchachos nos robaron el motor de nuestra embarcación”, detallaron mientras desenredaban la malla de nylon.

Los trabajadores dedicados a la pesca informaron que en la actualidad llevan hacia Colombia todos los pescados que logran atrapar, porque obtienen más dinero de lo que puedan lograr en Venezuela.

En cuanto al aseo urbano, denunciaron la irregularidad del paso del camión de la basura por las calles de ese sector, vecinos de los alrededores de la plaza más cerca del lago manifestaron que debido a la poca frecuencia del paso de la unidad recolectora de desechos sólidos, algunas personas botan la basura al lago.

El secretario de gobierno del estado Zulia, Giovanny Villalobos, en entrevista con PANORAMA, indicó que están trabajando en un proyecto integral para la reactivación económica de la zona. “En estos momentos estamos en la tercera fase de ese proyecto jerarquizando prioridades mediante una sala situacional que espera la activación de algunos recursos y comenzar con el tema de la limpieza”, afirmó Villalobos.

El retraso en ese plan se debe a los hechos violentos que han causado algunas manifestaciones de calles, según el secretario de Gobierno quien aseguró: “hace más de 60 días estamos por arrancar las actividades, pero por este estado de guarimba y de violencia ha distraído todos los recursos y toda la atención del gobierno para las cosas importantes“. 

Villalobos explicó que el plan inicia con un trabajo de limpieza de caños y playas, luego la instalación de unidades móviles de seguridad, para posteriormente ejecutar un plan en el levantamiento de restaurantes en esa zona. Además destacó que “el tema de seguridad es prioridad, porque efectivamente sin seguridad no habrá turismo”.

 

NOTIZULIA / Panorama