Huecos “minan” vías de Maracaibo de norte a sur (FOTOS)

Archivo

De norte a sur, literalmente, se extienden los cráteres en la ciudad. Al volante, los conductores mantienen más cautela y precaución para evitar caer en las troneras y ahorrarse de pagar miles de bolívares por reparaciones de cauchos, trenes delanteros u otras piezas que se dañen por el impacto de la caída. 

En las calles los mismos vecinos han optado por colocar algunas señales de “advertencia” improvisadas con ramas, cauchos y tubos para advertirles a los choferes sobre la presencia de estos “enemigos del asfalto”. En otras partes, ellos mismos han optado por tapiarlos con escombros y una capa de cemento. 

Así, en un recorrido por sectores del norte de la capital zuliana como Zapara, Delicias Norte, 18 de octubre, el zigzagueo de los carros delata la innumerable presencia de huecos y baches. Mientras que del otro lado de la ciudad, en Haticos y Los Robles, los botes de aguas servidas y desgaste de la capa asfáltica ha hecho mella en las carreteras; aunado, está el peligro de las bocas de visitas abiertas. 

Marabinos tienen una petición unánime a la municipalidad: que se haga cargo de arreglar este problema. Una solicitud que también extienden a Hidrolago por los colectores obstruidos. 

En Veritas, Vicente Ortega, trabajador del sector, refirió indignado que la calle donde está su comercio va para un año intransitable. “Un bote de agua se ha comido todo el asfalto y nadie viene a solucionar. Los carros no pueden pasar de lo grave de la vía”, expresó. 

Mientras que en Haticos, Luis Arrieta aseguró que ha colocado cauchos en una boca de visita abierta a la altura de La Ranchería porque en la noche ocurren hasta cuatro accidentes. 

Para los choferes de transporte público, la preocupación es que el mal estado de la vialidad se traduce en daños para sus carros. “Hace tres meses me tocó comprar un caucho en “chivera” y me costó 250 mil bolívares. Ahora, arreglar un tren delantero sale hasta en 600 mil”, expuso Martín Ortega, chofer de la ruta La Limpia.  

La directora de Control de Obras de la Alcaldía de Maracaibo, Sonia Zambrano, explicó a este Diario que se encuentra ejecutando su plan de rehabilitación vial y bacheo; pero cuentan con menos recursos económicos, lo que ha conllevado a que dejen de reparar colectores, tarea que antes asumía.

“Con los problemas de trancas y cierres de vías también hemos tenido problemas para asfaltar en ciertas zonas y nos hemos trasladado a otras”, sostuvo. 

En la avenida 17 de Los Haticos, la Gobernación planifica con Hidrolago la restitución del sistema de colectores.

Vecinos han optado por colocar algunas señales de “advertencia” improvisadas con ramas, cauchos y tubos para advertirles a los choferes sobre la presencia de estos “enemigos del asfalto”.