Miguel Cabrera: "¿Cómo ha sido mi temporada? Pobre"

Archivo

A Miguel Cabrera nunca le han gustado las excusas. Ya sea para defender el mal momento de los Tigres de Detroit o su rendimiento individual, las palabras “lesiones” o “problemas personales” no salen de su boca para escudar sus bajas estadísticas.

“Ve mi año (Rendimiento)”, comenzó la explicación Cabrera al periodista Jon Morosi. “Ha sido bastante pobre. He tenido lesiones, pero me siento mejor en este momento. Ahora espero pueda hacerlo consistentemente”.Por eso fue claro cuando MLB le preguntó sobre su temporada actual. Misma donde su promedio de bateo está lejos del .300 que acostumbra (.271), su cantidad de cuadrangulares no les permite estar en los primeros puestos de la Liga Americana (5) y sus remolcadas no sorprenderían a muchos lanzadores (27).

Sin embargo es inevitable notar las dificultades físicas que ha tenido en la campaña. Terminó el Clásico Mundial de Béisbol con dolencias en su espalda y se pensó que comenzaría la temporada en el banco. Después, el 22 de abril, fue colocado en la lista de lesionados por 10 días cuando su ingle no le permitía estar en el tope de sus condiciones.

Cabrera niega que tenga algún problema en la actualidad. Y para mantenerse así, ha decidido hacer cambios en su rutina de ejercicio para conseguir un mejor estado físico y “quitar presión” a su cuerpo.

 

“He perdido 9 kilos”, aseguró Cabrera que está haciendo dieta y bajo un régimen de entrenamiento. “No puedes hacer eso en la temporada. Te sientes débil. Pero necesito hacerlo por mi espalda si quiero mantenerme saludable. Quiero tener menos presión en mi tobillo”.

 

Aunque evitó usarlo como excusa, esa pérdida de peso puede estar influyendo en su ofensiva. Es cierto que está ligando para .350 en los últimos 7 encuentros, pero Cabrera no conecta cuadrangular desde el pasado 20 de mayo.

“He sido inconsistente. Un día bueno y otros dos no”, agregó el toletero que suma solo 5 batazos de vuelta entera esta campaña. “He estado haciendo un mejor swing, golpeando la pelota justo donde están los defensores, pero siento que puedo hacerlo mejor”.

Esa es su mentalidad en este momento y para lograrlo no debe pensar mucho al respecto. “Cuando tengo confianza, no pienso mucho en el plato. Trato de creer en mis manos, ver la pelota y golpearla”.

Estar saludable es su principal preocupación y ya hizo los cambios para solucionarlo. Ahora desea volver a colocar esas estadísticas que lo convirtieron en una leyenda del béisbol y ayudar a los Tigres a salir de esa complicada situación que están.

NOTIZULIA/Meridiano