Tigres "terreneó" al Caracas en Maracay para evitar el jaque

Tigres salió favorecido en un juego de milímetros y sigue con mucha vida

Fue un juego no apto para cardíacos. Lleno de movimientos interesantes por parte de los estrategas. Un duelo de pitcheo indiscutible que se prolongó con los lanzadores relevistas y que hizo extender con gran suspenso el encuentro hasta entradas extras y al cierre del décimo los Tigres lograron la carrera que los mantiene con firmes esperanzas sobre unos Leones que parecen saber jugarles muy bien.

Cuando la primera base se desocupó en la parte baja del décimo capítulo, y Tigres de Aragua tenía la carrera de ganar en la intermedia con un out, el hombre que se acercaba al plato conocía que su destino iba a ser la inicial, por la vía de las cuatro malas intencionales. Ese corredor, más que bateador, resultó Renato Núñez, quien tomó el turno como emergente por Francisco Arcia.

La caminata premeditada le arrojó todas las responsabilidades al jardinero Carlos Tocci. Solo él y el relevista José Ascanio iban a tener los focos sobre sus cabezas.

El joven paleador se paró en el plato con la intención de darle de buena manera a una recta. Ascanio no tardó en retarlo. El primer envío fue una bola rápida, que fue devuelta por Tocci a la tierra de nadie ubicada entre el campocorto y el antesalista. La pelota fue tomada con velocidad por el patrullero Alexander Palma. No obstante, su tiro llegó centésimas después de que Carlos Arroyo (quien entró a correr por Ramón Flores) tocara el plato gracias a un deslizamiento de cabeza.

Fue así como los bengalíes dejaron a los Leones del Caracas tendidos en el terreno del José Pérez Colmenares de Maracay, 2 a 1, y celebraron la evasión del jaque, pues colocaron la serie de la primera fase de los playoffs 2-1, aun inclinada hacia la causa caraquista.

“Con el boleto ellos buscaban el doble play. Me concentré en el turno y pude conectar el pitcheo que estaba buscando”, le dijo a IVC un sofocado y mojado Tocci, tras el festejo que no esperó la confirmación del safe del cuerpo arbitral. “Creo que este juego nos ayuda, estábamos buscando una victoria así. La gente en Maracay se merece que vayamos a una final. La defensa es mi fuerte, pero trato de poner mi granito de arena como puedo”.

Antes del guateque montado por la manada rayada, la tensión reinante fue producto de un duelo entre lanzadores. Los primeros en lucirse fueron los abridores: el dominicano Manny Correa y el zurdo Wilfredo Ledezma.

El quisqueyano, defensor de las pretensiones avileñas, estuvo en el morrito durante 5.0 capítulos y aceptó cuatro imparables, uno de ellos un cuadrangular solitario de Hernán Pérez, en el episodio inicial, que representó la primera anotación del careo.

Ledezma bregó 5.2 actos y, aunque los caraqueños le pegaron siete hits, solo toleró una rayita, producto de un sencillo de Trayvon Robinson que impulsó a Albert Cordero, en el tercer pasaje.

De los dos bandos el único relevista que cargó con una carrera en su hoja de labor fue el zurdo Jim Patterson, quien también tuvo que echarse encima la derrota. Mientras que el ganador resultó el dominicano Frank Garcés, tras domar con un rodado, en la parte alta del décimo, al ambidiestro Henry Rodríguez, con corredores en primera y segunda base.

NOTIZULIA / Prensa LVBP