Luis Jiménez fulmina a Magallanes en un juego infartante

El cañonazo pa' la calle que sonó Jiménez desbordó el delirio de la tribu

 Un cuadrangular de Luis Jiménez, con par de corredores en las almohadillas, en el cierre del noveno episodio coronó en gran forma una remontada de Caribes de Anzoátegui, 9-8, contra Navegantes del Magallanes, en el Estadio Alfonso “Chico” Carrasquel.

El dramático triunfo colocó la serie de playoff 3-1 a favor del club oriental, que buscará este domingo un triunfo para acceder a las semifinales de la temporada 2017-2018.

“El Gigante de Bobare” fue la gran figura del encuentro al irse de 4-2, con una anotada y remolcar trío de carreras que definieron este encuentro, en un partido que los valencianos llegaron a estar ganando 8-2 en el sexto inning.

Magallanes atacó en el propio primer episodio, cuando Jesús Valdez encontró a dos compañeros en base y sacudir un vuelacercas hacia la pradera izquierda, que puso el marcador 3-0.

Al inning siguiente, los eléctricos continuaron aumentando el score. Con las bases llenas, Ronny Cedeño recibió boleto que empujó a José Gregorio Martínez, para que de inmediato “Cacao” Valdez sumara la quinta de la nave con elevado de sacrificio. Un turno más tarde, Dustin Martin impulsó la sexta del Magallanes con petardo al left.

Caribes ripostó en la tercera entrada. Willians Astudillo, con uno en base, descargó largo jonrón por la izquierda.

En el quinto, los filibusteros hicieron una más con indiscutible del enrachado Jesús Sucre.

Un wild pitch de Liarvis Breto en el sexto capítulo permitió a Cedeño anotar desde la antesala la octava rayita de los filibusteros.

Anzoátegui redujo la ventaja en la baja del séptimo. Con dos en base, Rafael Ortega sonó bambinazo por la derecha para poner el juego 8-5.

Luego, en el noveno, llegaría la gran reacción de Caribes. Con el cerrador Hassan Pena en el montículo, todo parecía indicar que Magallanes tendría el partido asegurado. Sin embargo, el relevista antillano demostró una vez más que no está en su mejor momento al dejar que se congestionaran las almohadillas, producto de boletos a Luis Sardiñas y René Reyes, además de un sencillo de Niuman Romero.

Al no cumplir Pena con el objetivo y apenas sacar un out, el manager Omar Malavé le entregó la bola a Enderson Franco, quien dominó a Balbino Fuenmayor con un rodado a segunda, que remolcó la sexta rayita aborigen y dejó a corredores en segunda y tercera.

Entonces llegó el turno a Jiménez, quien al primer lanzamiento de Franco la desapareció por lo más profundo del jardín derecho para sellar de manera espectacular el destino del encuentro.

“Le dije a (Alexi) Amarista que íbamos a ganar este partido, que los dejábamos en el terreno y así lo hicimos. No hay palabras para definir el tremendo espíritu de lucha de estos muchachos, que nunca se rinden, a pesar de que hoy la vimos cuesta arriba con esas carreras que nos fabricaron al principio”, dijo un emocionado manager Omar López. “Ahora queda un partido. Estamos en casa y debemos aprovechar esa ventaja para terminar la serie y asegurar el pase a las semifinales”.

NOTIZULIA / Prensa LVBP