¡CASCARRABIAS! Mike Rojas, el manager más gruñón de la Liga

El manager Mike Rojas fue expulsado cuatro veces en la ronda eliminatoria y una en postemporada

Puntual, paciente, metódico, disciplinado, imponente, buena gente, respetuoso, peeeeero...¿cascarrabias? sí, Mike Rojas, manager de Leones del Caracas, firme candidato a manager del año en esta zafra de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP) es el más gruñón, impaciente y peleón de los dirigentes en Venezuela.

Con cuatro expulsiones en la temporada regular y una en la postemporada, más una suspensión por dos juegos en la ronda eliminatoria, Rojas ha dejado saber su poca paciencia con los umpires, principalmente en lo tocante a las apreciaciones de bolas y strikes, asunto que no puede ser airadamente refutado según consta en el reglamento del béisbol aquí y en Pekín.

Lo cierto es que Rojas es un "abuelo" buena gente, pero le saca la piedra las malas decisiones de los umpires y es allí cuando pierde la dulzura de su carácter. La Liga ha sido muy estricta en eso de proteger a los árbitros y con razón. Son seres humanos que al igual que los peloteros tienen todo el derecho de cometer errores, pero en el fragor de un juego los peloteros y sus manager lo olvidan.

Rojas ha sido crítico -constructivo- del trabajo de los árbitros, dice respetarlos profundamente, pero señala que hay "cosas que hacen" que producen indignación. 

Rojas devolvió al difícil dogout capitalino la mística, la familiaridad y principalmente la disciplina. Todos los peloteros lo quieren y sienten que él les da la oportunidad. La mayoría juega y no pierde oportunidad de enviar el campo a quien por razones lógicas de un line up ganador, tiene tiempo sin jugar.

Los beisbolistas hablan muy bien de él. Lo que destacan de Rojas es que mantiene una armonía y una fraternidad contagiante en la cueva y ya es mucho decir. Rojas tomó las riendas, prácticamente del mismo equipo que tuvo en sus manos por dos años seguidos Alfredo Pedrique, el método de Rojas ha hecho la diferencia.

Los árbitros aseguran que el mandamás felino es "buena gente" pero "es un cascarrabias" y eso le traerá problemas.

En esta temporada, pese a las siempre existentes críticas a los árbitros, hubo menos problemas con los manager que en temporadas anteriores, menos con Mike Rojas.

Redacción Notizulia