LVBP: Leones y Cardenales pegan primero en la semifinal

Ramón Cabrera se fue para la calle y aportó al triunfo felino

En el guion de la película sobre Caribes de Anzoátegui estaba bastante claro que sus bateadores iban a conectar imparables. Eso se cumplió este jueves en el primer juego de la serie semifinal contra Leones del Caracas, en el Estadio Universitario. La directriz dejaba implícito el daño que causaría la ofensiva en el rival. Pero el libreto falló en ese aspecto. Los 12 imparables que conectaron los aborígenes no fueron suficientes para amedrentar las intenciones contrarias.

Los melenudos esquivaron los problemas. Dos veces se escaparon con pocos traumas de amenazas a casa llena. Sus lanzadores evitaron, a veces con maña y otras con velocidad, que el plato fuese pisado. Al final, los capitalinos celebraron el triunfo 4 a 3, resultado que los pone adelante (1-0) en las hostilidades entre ambos equipos, que ambicionan un puesto en la final.

La primera práctica de escapismo se escenificó en el inning inicial. El abridor Cory Riordan permitió cinco hits, pero solo le anotaron una carrera. Tres aborígenes quedaron anclados en las almohadillas. Por suerte para los avileños, el receptor Ramón Cabrera igualó las acciones con un cuadrangular en el segundo pasaje, ante Yeiper Castillo.

“Sabía que Castillo me iba a lanzar la recta cortada y salí agresivo. Cuando vi el pitcheo estaba preparado”, dijo el careta que se fue de 4-3. “Siempre digo que el pitcheo es lo que nos va a dar la oportunidad de ganar. Tenemos que mejorar este viernes, así como en Puerto La Cruz para que las cosas se nos hagan más fáciles”.

Harry Houdini se habría sentido celoso del escape que realizó el relevista dominicano Robinson Leyer en el quinto episodio, cuando Leones estaba arriba en la pizarra 3 a 2. Entró con tres hombres en las bases y un out, a enfrentar a Tomás Telis y Willians Astudillo. A ambos los dominó con mansos elevados.

“Siempre estoy confiado con lo que hago, sé que puedo hacer el trabajo”, comentó el quisqueyano, ganador del juego, antes de detallar el duelo contra Astudillo, bateador que solo se ponchó cuatro veces en 204 turnos en la ronda regular. “Es un bateador difícil, de verdad es muy bueno. Lo que hice fue atacarlo, lanzarle strikes y ser agresivo con la zona”.

En la parte baja del quinto capítulo la defensiva de Anzoátegui resbaló con dos pecados, aprovechados por los melenudos para obrar la carrera de la diferencia. Ni siquiera el jonrón solitario de Balbino Fuenmayor o la angustia del noveno acto, evitaron que Gregory Infante se apuntara el salvado.

“Ganamos por una carrera, pitchamos muy bien y bateamos cuando necesitábamos; fue un tremendo esfuerzo del equipo”, señaló el manager Mike Rojas, quien prefirió no revelar su rotación más allá del segundo juego. “En estas series de siete juegos no puedes dar más de 27 outs. Ellos batearon bien, pero cometieron dos errores y nosotros salimos ganadores hoy”.

Cardenales impuso su dominio

El guión previo se cumplió en el primer duelo de la semifinal entre Cardenales de Lara y Navegantes del Magallanes. El conjunto crepuscular hizo gala de su pitcheo una vez más en la postemporada, esta vez con Jorge Martínez como principal protagonista, y venció 6-1 a los turcos para tomar ventaja en la semifinal 1-0 en el Estadio “Antonio Herrera Gutiérrez” de Barquisimeto.

Martínez mantuvo a raya a la bravía toletería bucanera durante seis innings de labor en su apertura, donde permitió siete hits y solo una carrera, con cuatro ponches a su cuenta para alzarse con el triunfo, el segundo de la postemporada y el noveno, si se suman todas las conquistas de la ronda regular.

“Hoy tuve más comando que en los demás días, sabemos la clase de equipo que enfrentamos. La clave del juego estuvo en sacar los ceros rápidos después que hicimos carreras. Tengo que darle crédito a Gustavo Molina (receptor) y a la defensa por su trabajo en toda la campaña. Este es un trabajo en conjunto”, comentó el abridor cubano a la televisora Directv Sports, luego del último out del compromiso.

La ofensiva larense necesitó de tres entradas consecutivas para hacer un daño irreversible a los brazos nautas. En el segundo episodio, Jesús Montero y Elvis Escobar empujaron las dos primeras rayitas del duelo con par de dobles, frente a los envíos del abridor Jonathan Albaladejo, quien solo se mantuvo en el montículo por dos capítulos, en los que fue castigado con cuatro hits y tres carreras limpias para cargar con la derrota.

Las realidades del pitcheo abridor de ambas novenas quedaron demostradas en el choque, luego de que los brazos de inicio de los “pájaros rojos” completasen su sexta presentación de calidad consecutiva, mientras los eléctricos no han podido llegar aún al quinto inning en ninguna de sus siete salidas en la postemporada.

Henry Urrutia trajo una más al plato en el tercero con un sencillo al jardín central que impulsó hasta el plato a Juniel Querecuto y, en el cuarto, Ildemaro Vargas con otro hit y Querecuto con un elevado de sacrificio, se encargaron de completar la producción de la noche para Cardenales.

Ronny Cedeño se encargó de evitar el blanqueo con un cuadrangular entre los jardines central e izquierdo en el sexto, contra Martínez, siendo el único daño que recibió el antillano en su aparición.

El bullpen larense completó el trabajo con las actuaciones en blanco de Scott Maine, Faustino de Los Santos y Felipe Paulino, para concretar el primer paso de los crepusculares, rumbo a la final de temporada 2017-2018.

NOTIZULIA / Prensa LVBP