¿Y EL FUTURO SEGURO? Desvalijan el Gimnasio Cubierto (Fotos)

Nótese como derribaron el portón corredizo de gran tamaño que da acceso a la instalación deportiva. Adentro desguazaron todo, una cámara captó a uno de los elementos en plena acción de destrozo. Éste, cual rata cobarde se ocultó por entre las rejillas impidiendo que su rostro fuese retratado, todo esto ante la displicencia del ente rector del Polideportivo

El cuento de nunca acabar. Choros, acostumbrados a desguazar el Luis Aparicio “El Grande” de Maracaibo a semanas de iniciar cada temporada de béisbol, aplicaron la misma en el gimnasio cubierto Pedro Elías Belisario Aponte, casa de los Gaiteros del Zulia, a pocos días de iniciar la temporada de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) y poco a poco, a plena luz del día, con la más absoluta libertad y el desparpajo del tamaño de todo el Polideportivo, fueron desguazando y llevándose del gimnasio cables, acondicionadores de aire, ductos, y cuanto pudieron sacar.

Las oficinas quedaron desnudas, se lo llevaron todo, cargaron con insumos deportivos de baloncesto y voleibol.

 “Es tal la libertad de acción de los ladrones que ya no esperan la noche para meterse a saquear. A cualquier hora del día te los puedes encontrar en un baño u otra instalación desguarnecida desvalijando”, comentó Javier Portillo, fondista de atletismo que trota las tardes alrededor del polideportivo.

Un equipo reporteril del diario Panorama hizo un recorrido que refrenda la denuncia.

La travesía investigativa comenzó la mañana de este lunes 9 de abril, el equipo reporteril se encontró con que la sala de enfriamiento del aparato de aire acondicionado (desvalijado en octubre de 2017) estaba abierta, con destrozos en su interior. Al intentar hacer las respectivas fotografías un sujeto se encontraba dentro e intentó ocultarse entre los paneles de aluminio que, al parecer, desprendía. El equipo de reporteros se retiró evitando el encuentro con el individuo.

En la puerta, fuera del cuarto de enfriamiento, se encontraban restos de cables eléctricos que, según usuarios del polideportivo, “son extraídos de estas instalaciones casi a diario”.

Régulo Vargas, presidente y entrenador de voleibol, confirmó: “Los ladrones vienen ahora por el aluminio que quedó del aire acondicionado integral. Eso se lo van a llevar todo porque no hay vigilancia. Las sillas de las tribunas, que son de este metal, también se las están llevando. Ya cargaron con una hilera. Las desarman y sacan los pedazos por el boquete que abrieron en los vidrios de una de las puertas de seguridad. Sin vigilancia los delincuentes tienen licencia para hacer todo el ruido necesario sin advertir su presencia”.

El dirigente denunció además que los dejaron sin oficina para funcionar. “Cargaron con computadoras y todo el equipo de oficina. Desvalijaron los baños y se llevaron todos los implementos de trabajo y equipos de aire acondicionado. El voleibol sobrevive en una oficina de maletín”, aseguró.

Los ladrones tampoco respetaron el cuarto de máquinas de la piscina, que posee equipos nuevos y sin uso como bombas, filtros y tableros eléctricos. Afortunadamente fue poco lo que se llevaron.

“Solo cargaron con algunos metros de cable sin causar mayores destrozos”, reveló un trabajador de la instalación bajo condición de reservar su identidad.

Ante este asalto a tan valioso componente del complejo acuático, las autoridades optaron por desinstalar los nuevos equipos y guardarlos en un lugar seguro para evitar males peores.

En esta secuencia de fotografías se observa a un individuo ocultándose de la presencia de los reporteros en el cuarto de paneles del aire acondicionado.

¿Dónde está el Gobierno?

Las instalaciones del Polideportivo de Maracaibo son administradas por el Gobierno regional, entendiendo que en la fiesta de traspasos de la región al ente nacional rector (Instituto Nacional del Deporte, MinDeporte) y viceversa, los espacios se encuentran actualmente bajo la dirección del Instituto Regional del Deporte del Estado Zulia (IRDEZ) órgano dependiente de la Gobernación del estado Zulia cuya oferta bandera es la seguridad. Aquí está una muestra de la eficiencia en materia de seguridad. Es inadmisible que una instalación deportiva sea saqueada en las narices de sus propios administradores, lo cual implica dos cosas: Una, o hay complicidad en los hechos vandálicos o hay indiferencia y desidia, cualquiera de las dos que sea la razón es igual de reprochable.

Nótese en la segunda rejilla, de izquierda a derecha el bulto de uno de los choros en cuatro patas tratando de ocultarse del equipo de prensa tras ser sorprendido desbaratando el aluminio para llevarselo. El tipo se agazapó y permaneció casi acostado para evitar ser fotografiado

En esta toma, el sujeto está en cuatro. apenas se le asoma la cabeza. Se aprecia una camisa azul índigo con letras blancas.

Luego de desmantelar la estructura, para lo cual deben trabajar un poco, cargaron con los ductos de aire y con los hierros de las protecciones.

Los ladrones abrieron un boquete por el vidrio de una de las puertas de acceso y cargaron con sillas de aluminio y todo el material de oficina del área de Voleibol, así como material deportivo (varios) incluyendo cables de electricidad y otros enseres menores.

En este estado están las salas sanitarias del Pedro Elías Belisario Aponte. Cargaron con toda la tubería y destrozaron los lavamanos. El baño refleja días y meses de desidia.

NOTIZULIA / Con información de Panorama /Fotos Cortesía Panorama