Vladimir Guerrero es el tercer dominicano en Cooperstown

Un día histórico para la República Dominicana, la exaltación de su tercer representante en el Salón de la Fama del Béisbol

A lo largo de su carrera Vladimir Guerrero se caracterizó por ser un jugador poco conversador y tímido, cualidades que definen también la participación del expelotero dominicano en la ceremonia de exaltación al Salón de la Fama del Béisbol.

Mientras permanecía como jugador activo, Guerrero hizo ruido y habló de manera contundente con su estilo agresivo y efectivo para producir con el bate; el dorsal 27 que jugó 16 temporadas distribuidas con los Expos de Montreal, Angelinos de Los Ángeles, Vigilantes de Texas y Orioles de Baltimore, bateo para .318 con 449 cuadrangulares y 1.496 impulsadas, además de ser convocado a nueve Juegos de Estrellas.

Apodado como "El Mudo", también por su ser un tanto reacio a dar entrevistas, ya que nunca dominó el inglés, aludió a ello su discurso en español en la ceremonia de exaltación.

"No hablaba mucho y decía que el bate hablaba por mí", dijo Guerrero. "Pero ya no juego y debo hablar. Estoy feliz de hablar con ustedes".

En Cooperstown, Guerreo se une a los exlanzadores Juan Marichal y Pedro Martínez como los únicos nativos de la República Dominicana en llegar al sitial de mayor prestigio y honor en el universo del deporte de los guantes, bates y pelotas.

NOTIZULIA