Las zapatillas deportivas salen de fiesta

Archivo

Hay quien vaticinaba que tanta excentricidad y poca funcionalidad en las pasarelas de Alta Costura, haría que los amantes de la moda fuesen perdiendo interés por prendas que serían únicamente puro espectáculo, pero los grandes costureros no iban a permitir esto, por eso dieron a las pasarelas un golpe de aire fresco y práctico en forma de un complemento diario: las zapatillas deportivas.

Hace tres años, Raf Simons y Karl Lagerfeld, directores creativos de Christian Dior y Chanel respectivamente, apostaron en las pasarelas de París por unos diseños que seguían a la perfección la línea estética de cada casa pero con un añadido sorprendente: calzado deportivo. Desde ese mismo momento las zapatillas deportivas se convirtieron en noticia y tendencia.

Lo que no se sabía entonces es que este guiño al presente o, para muchos un atrevimiento en pasarelas de esa categoría, iba a determinar lo que tres años más tarde sigue formando parte de los looks del día a día, e incluso de eventos especiales. Los tacones parecen ser historia.

Revolución

Las zapatillas deportivas se convirtieron en el calzado perfecto para todas las ocasiones. No existe un momento en el que suponga una imprudencia lucirlas. Lo mismo sirven para acudir al trabajo, ir a una comunión o, incluso, asistir a una boda. 

Desde que actrices, modelos, cantantes e incluso gente de la realeza arriesgaron y copiaron esta tendencia "athleisure" o "sporty" sacada de las pasarelas, las zapatillas cobran vital importancia y se rescataron las "sneakers" más "cool" de todos los tiempos.

Entre estas zapatillas, se convirtieron en complemento indispensable las Stan Smith, Converse all star, Vans old skool, Nike Cortez y, por supuesto, las Adidas Gazelle que esconden una amplia e interesante historia ya que, a pesar de ser las "zapatillas fetiche" de "influencers" y gente más "top" del momento, se desconocen por completo.

Un clásico

Inmortalidad y atemporalidad son las bases de las zapatillas Converse All Star. Fue en 1908 cuando ya se pensó en el diseño para jugadores de baloncesto y, lo que no se sabía, es que un siglo después seguirían formando parte de los "looks" más "trendy" que llevarían, desde artistas de cine, hasta rockeros e incluso en la alfombra roja de Hollywood. Esta zapatilla tan casual y que se puede encontrar en infinidad de colores, representa una faceta inconformista, rebelde y creativa, que forma parte de la "movida rebelde" de todas las décadas.