Te presentamos a David Beckham más allá de la fama (FOTOS)

Archivo

El exfutbolista británico David Beckham se ha adentrado en la selva amazónica en busca de una tribu que no reconociera su célebre rostro, para registrar un documental en el que el antiguo capitán de la selección de Inglaterra recorre diversos puntos de Brasil.

A través de un viaje en moto ha recorrido 1.287 kilómetros junto a tres amigos. El futbolista británico grabó su experiencia para un documental que será emitido por la BBC bajo el nombre de “David Beckham: En lo desconocido”.
“Quería hacer algo que nunca hubiera hecho antes. Me sentí renovado (...) Nos metimos en unas rutas imposibles. Fue muy incómodo pero fue genial”, explica el deportista, quien actualmente se encuentra en Brasil para ver el Mundial de fútbol. 

“Cuando tengo el casco puesto, nadie sabe quién soy. Entonces soy libre para conocer el Brasil de verdad por primera vez”, dijo.

Victoria, tenía muchas preguntas antes del viaje. "¿Qué vas a hacer con tu cabello? ¿Van a tener que cazar su propia comida?", fueron algunas de sus preocupaciones. Su hijo Romeo, en tanto, le escribió una carta donde le pidió que no fuese comido por los hipopótamos. El futbolista aseguró que lo que más le gusto de su recorrido fue la gente que conoció. “Nadie, en ningún lugar del mundo, tiene la simpatía y la alegría de los brasileños”.

Entre otros incidentes, la cinta muestra a Beckham sorprendido por una rana de colores brillantes y por una serpiente que se cruza en su camino. “La serpiente era más grande de lo que se aprecia en la pantalla”, dijo el exjugador, que subrayó además que la rana por la que se asustó: “Era de un color naranja brillante” y le habían advertido que ese tipo de animales pueden resultar peligrosos.

La idea partió de su amigo y cineasta Anthony Mandler. El plan era aprovechar el carnaval para dar el salto a Río, echarse unos partidos de fútbol en la playa y de allí enfilar hacia Manaos, para lanzarse a la peculiar conquista en moto del Amazonas.


La fama, por cierto, se quedó en el camino. Cuando llegaron a la codiciada meta: el encuentro con la tribu de los Yanomami, los niños no le pedían autógrafos, sino que intentaban descifrar sus tatuajes. “Uno de los más viejos de la tribu me preguntó: ¿Y tú qué cazas? ¿Cómo es tu selva? Cuando les dije que jugaba al fútbol, les tuve que explicar en qué consistía... ¡Y estábamos en el corazón de Brasil!".

Beckham reconoció que lo más duro de su experiencia fue habituarse a dormir en una hamaca. Y aunque casi no suda (ni siquiera en la selva), el hecho no bañarse durante casi dos semanas se le hizo muy cuesta arriba... “Estar lejos de la familia todo ese tiempo se me hizo duro también, pero al fin y al cabo esto era algo con lo que soñaba desde hacer tiempo: hacer un viaje con mis amigos y probar algo que no había hecho antes. Siempre he amado Brasil, pero nunca lo había conocido a fondo como ahora”.

David se pintaba el rostro para cubrirse y no ser reconocido por los transeúntes.
Con sus dos amigos emprendió el viaje para conocer la cultura más real.
Pasó varios días sin bañarse y sin los lujos a los que está acostumbrado.
Se adaptó a la tribu que lo reconoció después de varios días de convivir con él.
Se divirtió a cada momento y no dudó en jugar con los pequeños.
David registró cada momento e hizo buenas amistades en el Amazonas.