Eyaculación retardada: ¿cómo afecta a la fertilidad?

Archivo

La eyaculación retardada se produce cuando el hombre tarda mucho tiempo en eyacular o incluso es incapaz de alcanzar el orgasmo, normalmente, este trastorno suele aparecer durante las relaciones en pareja ya que con la masturbación sí consigue la eyaculación; tal y como indica Francisco Cabello Santamaría, presidente de la Academia Internacional de Sexología Médica. “El 85 por ciento de los hombres con eyaculación retardada pueden llegan al orgasmo con facilidad mediante la masturbación, por tanto, el problema  se manifiesta cuando hay relaciones de pareja, provocando sentimientos de frustración en ambos”, detalla Cabello.

En su experiencia, este médico especializado en sexología clínica percibe que la prevalencia ha aumentado, sobre todo, entre los más jóvenes aunque reconoce que desconoce las causas de esta tendencia. En líneas generales, Cabello apunta que la mayoría de los casos se deben a cuestiones psicológicas. Pero, ¿cómo saber si existe o no eyaculación retardada? “El tiempo medio de penetración es de cuatro a diez minutos, considerándose 18 minutos algo excesivo y, una vez pasados los 30 minutos, ya hablamos de un trastorno”, puntualiza. Sin embargo, Cabello destaca que lo más importante no es el tiempo sino querer eyacular y no poder.

Los problemas para tener hijos, motivo de consulta

La eyaculación retardada es un problema que los hombres suelen sufrir en silencio, de hecho, a veces no acuden a consulta hasta que se plantean la paternidad. “Hay parejas que hasta el momento no se lo plantean porque, como no hay disfunción sexual, mantienen relaciones llegando al orgasmo por separado”, comenta Cabello.

En este punto, Carlos Balmori Boticario, urólogo especializado en medicina sexual y reproductiva del centro Unidad de Medicina Sexual de Madrid, señala que al no ser capaces de eyacular en los días fértiles, disminuye la posibilidad de concepción así como genera conflictos de pareja. “Si al retraso en la eyaculación le acompaña la no eyaculación o evitación de la misma, la calidad seminal puede verse afectada de manera adversa”, matiza.

Causas y tratamiento de la eyaculación retardada

El factor psicológico juega un papel fundamental, sobre todo, cuando las fantasías o la intensidad de la masturbación no se ajustan a la realidad que se vive en pareja. Por eso, el presidente de la Academia Internacional de Sexología Médica advierte que la mayoría de los casos se deben a cuestiones psicológicas por lo que la terapia se basa una estrategia conductual: “Hay que reconvertir algunas expectativas sexuales erróneas para que vayan en consonancia con  la realidad. Además, la intervención siempre es en pareja porque la otra persona suele experimentar sentimientos de culpabilidad”. En esta fase del tratamiento se puede optar por el mindfulness para que el hombre tome conciencia de sí mismo ya que necesita aprender a reconocer el tacto y su relación en las áreas de placer. Otra práctica que propone Cabello es la masturbación con juguetes eróticos que simulen el entorno real de una vagina, todo ello en presencia de la pareja como un paso intermedio.

Por otra parte, Balmori explica que muchos pacientes con esta problemática superan los 50 años y, entonces, el origen del problema puede estar asociado a alteraciones en la próstata, hipogonadismos de inicio tardío (andropausia) y cambios neurológicos que afectan a la fertilidad. No obstante, este especialista coincide con Cabello en que el componente psicológico coge fuerza en la población más joven, en ocasiones, derivados de prejuicios morales o miedos a embarazos no deseados.

Más allá de la terapia sexual y si la eyaculación es físicamente imposible, Balmori sugiere valorar el uso de vibroestimulación para forzarla, aunque reconoce que los más habitual es realizar un aspirado epididimario o biopsia testicular para obtener espermatozoides y proceder a una fecundación in vitro.