Unión Europea sanciona a Delcy Eloína y a Tareck El Aissami

Los altos funcionarios de Gobierno ingresan a una larga lista de sancionados donde aún no figura el presidente Maduro

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron sancionar a otras 11 personas con cargos oficiales en Venezuela, entre ellos la vicepresidenta Delcy Rodríguez y al ministro de Industria y Producción Nacional, Tareck el Aissami, al considerar que han "violado derechos humanos y socavado la democracia y el Estado de derecho".

La Unión Europea impuso este lunes sanciones contra 11 funcionarios venezolanos, a raíz de la "elección presidencial" del 20 de mayo que no reunió las garantías suficientes. La identidad de las 11 personas sancionadas se conocerá tras la publicación de la decisión en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Los cancilleres europeos reunidos en Luxemburgo fueron los encargados de añadir el nombre de 11 personas a la lista de sancionados con medidas "selectivas", que implican la prohibición de viajar a la UE y la congelación de sus activos en el bloque. Así lo reseñaron las agencias internacionales.

Ocho días después de la reelección de Maduro con 68 por ciento de los sufragios en una elección presidencial anticipada, los cancilleres se comprometieron a adoptar nuevas sanciones y pidieron nuevas elecciones.

Un alto funcionario europeo explicó entonces que el objetivo era sancionar a los actores vinculados a la organización de las elecciones poco representativas.

La decisión eleva a 18 el número de personas sancionadas por menoscabar, a juicio de la UE, la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos en Venezuela, país sumido en una profunda crisis política y económica.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, ya fue sancionada en enero junto a otras seis personas, entre ellas el número dos del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, actual presidente de la oficialista Asamblea Constituyente que rige Venezuela.

Al contrario que Canadá, Estados Unidos y Panamá, los europeos se resisten a imponer sanciones al presidente venezolano, ya que abogan por no romper los puentes del diálogo y poder trabajar en pos de una solución negociada a la crisis.

La lista

También figuran Sergio José Rivero, inspector general de la Fuerza Armada Nacional; Jesús Rafael Suárez, comandante general del Ejército; Iván Hernández, jefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, o Elías José Jaua Milano, ministro del Poder Popular para la Educación.

Completan la lista Sandra Oblitas, vicepresidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE); Freddy Alirio Bernal, director del Centro Nacional de Mando y Control de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción; Katherine Nayarith Harrington, vicefiscal general; Socorro Elizabeth Hernández, miembro del CNE y la Junta Nacional Electoral, y Xavier Antonio Moreno, secretario general del CNE.

En su reunión de finales de mayo, los ministros ya acordaron tomar nuevas medidas restrictivas "selectivas" y "reversibles" que no perjudicaran al pueblo venezolano en respuesta a las elecciones presidenciales recientemente celebradas en Venezuela, que la UE no consideró "ni libres ni justas".

En su opinión, el proceso electoral no ofreció las garantías necesarias para resultar inclusivo y democrático, por lo que llamaron a celebrar nuevos comicios "de conformidad con las normas democráticas internacionalmente reconocidas y el orden constitucional venezolano".

La UE también reiteró entonces la necesidad de respetar a todas las instituciones democráticamente elegidas, en particular la Asamblea Nacional, liberar a todos los presos políticos y defender los principios democráticos, el Estado de Derecho y los derechos humanos.

Los Veintiocho han dejado claro que sus sanciones van enfocadas a promover "soluciones democráticas capaces de garantizar la estabilidad política del país y que permitan a Venezuela atender a las acuciantes necesidades de la población".

NOTIZULIA / EFE