Cristina Fernández denuncia "complot" en su contra

La exmandaria achaca ataques de la extrema derecha en su contra

La expresidenta y senadora opositora argentina Cristina Fernández de Kirchner denunció el lunes un plan político, judicial y mediático contra líderes progresistas de América Latina, al comparecer ante el juez que la acusa de corrupción.

"Es la nueva estrategia regional para proscribir dirigentes, movimientos y fuerzas políticas que ampliaron derechos y permitieron salir de la pobreza a millones de personas durante la primera década y media del siglo XXI", dijo en un escrito en el que recusó al juez Claudio Bonadio. La dirigente peronista se negó a ser indagada.

La mención de la acusada a líderes latinoamericanos, sin dar nombres en el escrito, alude a Luiz Inácio Lula da Silva, tal cual lo había anticipado en redes sociales.

Lula es precandidato otra vez a presidente de Brasil, ahora desde la cárcel, donde fue confinado bajo el cargo de poseer un apartamento en forma ilícita. Ella aún no es candidata.

Kirchner aparece mencionada en los "cuadernos de la corrupción", junto a exfuncionarios de su gobierno y más de una veintena de grandes empresarios argentinos señalados por presuntos pagos de sobornos o financiamiento ilegal de campañas electorales. El fiscal dice que es la "jefa de una asociación ilícita".

Al recusar una vez más al juez que lleva cinco de las seis causas judiciales en las que está imputada, Kirchner dijo que "es una decisión política del Poder Judicial, en su más alta expresión, en coordinación con el Poder Ejecutivo (del presidente Mauricio Macri) y los medios hegemónicos, para ungir a Bonadio como brazo de persecución contra mi persona".

"Se inaugura así una nueva categoría jurídica que excede la del juez parcial o 'no juez': se trata del juez enemigo, actor principal del 'lawfare' (guerra jurídica)".

Kirchner se presentó en los tribunales acompañada por dos dirigentes sociales y políticos, Eduardo Valdés y Juan Grabois, cercanos al papa Francisco. Alrededor de la sede fue montado un operativo de seguridad con decenas de efectivos fuertemente armados. Kirchner pidió a sus partidarios no movilizarse.

NOTIZULIA / AFP