Hoy tu voto es tu escudo

Archivo

“Yo voy a votar dependiendo lo que digan las preguntas. Es para apoyar lo que opina el pueblo”, suelta Henry Rodríguez, habitante del oeste de Maracaibo. Irá a la plaza más cercana donde se habilite un punto soberano para la consulta popular, convocada por la oposición al gobierno de Nicolás Maduro, que supone una decisión contra la gestión presidencial.

El ánimo a votar surge “por la situación del país”, por la economía que sacude el poder de compra y la escasez de alimentos que ronda 80 por ciento de los hogares venezolanos. Y la demanda de cinco salarios integrales para cubrir la canasta alimentaria de una familia. Rodríguez decide apoyar lo que implique revertir las necesidades. “Porque esto no lo habíamos vivido nunca.”.

La Mesa de la Unidad Democrática, en representación de partidos políticos opositores, instó a la población a participar este domingo en la sentencia popular, amparada en los artículos constitucionales 5, 70, 71, 333 y 350. En Zulia habrán 156 puntos. Maracaibo tiene 66 ubicados en 18 parroquias.  

Yessenia Ramírez, votante, no duda en dar “Sí” a la consulta y rechazar la propuesta constituyentista lanzada por el mandatario nacional. “Voy a votar por la oposición porque en Venezuela nunca habíamos vivido así”. Ayer desconocía la plaza o cancha habilitada en Francisco Eugenio Bastamante. No se preocupa al recordar que “los vecinos dicen o por el teléfono tendré la más cercana”.  

Desde muy temprano

Desde las 8.00 de la mañana se habilitarán los puntos de concentración de los opositores. Jóvenes estudiantes universitarios y la militancia de los partidos políticos están preparados para levantar la data. La boleta de participación expone tres preguntas a consultar que deberán responder en una mesa o paraban, el votante tras tildar en una de las dos opciones: sí o no, deberá colocar la papeleta en una urna para el conteo al final de la jornada. 

Diego González, joven estudiante, no titubea en acudir a participar. “Es una elección muy importante para el país”. Considera que la gestión oficial tiene inmerso a Venezuela “en una locura” y es necesario “cambiar. Estamos atravesando momentos difíciles”. Apoya manifestar el descontento.  

María Ramírez, ama de casa, no cree en el cambio de gobierno ni seguir bajo la excusa de una constituyente. Eleva plegarias por un destino nuevo, divino. Asegura ser “neutral. Ni de uno ni otro. Si le damos el mando otra vez a las gallinas viejas es peor al igual que los rojitos”. Al final suelta la intención: “Vamos a quedarnos como estamos, algún día el Señor (Dios) se apiadará de nosotros”.