Denuncian discriminación en venta de alimentos

Archivo

La venta de alimentos que ejecutan los consejos comunales tiene limitaciones. Discriminación. Preferencias de vecinos. En el sector Pomona y Veritas acusan irregularidades en la distribución de comida bajo la administración de las organizaciones surgidas en socialismo. Piden a la Gobernación del Zulia auditar las dotaciones. 

En el barrio San Trino, los habitantes reclaman que el consejo comunal Andrés Mayita excluye a familias del programa de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Los hogares donde existen dos o más núcleos sólo reciben una bolsa. Ante la coordinación del Comando 74 se presentó la denuncia de la supresión de beneficiados.

Desde el sector Veritas, habitantes de la calle 84 reprochan que el consejo comunal Consolación 1 apura una distribución de venta exigiendo “solo efectivo” para otorgar productos de Alimentos Polar. El jueves 14 de septiembre se anunció una jornada por familia, cuyo costo se ordenó en 38 mil bolívares. 

“Cantidad  que de la noche a la mañana no se consigue, porque no hay efectivo”, critica Héctor Rangel, vecino del Veritas, al lamentar que no se planeó la venta atendiendo las dificultades que existe para obtener billetes.  

Explica que se notificó la distribución a las familias sin dar un “chance” -tiempo- para acceder a los bolívares. Y que en menos de 24 horas era difícil lograr la cancelación porque “exigía que fuera en efectivo. Habían personas que no los tenían”.

Entregan los productos mucho después

Un grupo vecinos logró obtener el monto al siguiente día. A las 9.05 de la mañana tocaron la puerta de la responsable del consejo comunal. “Ella dijo que no los recibió”. La premura de pagar no correspondió con la entrega. “Dijeron que entregarían los productos el día martes (de esta semana)”, cinco días después de la cancelación condicionada. 

“Afortunadamente cuando entregaron los productos vimos y constatamos que a otras personas les dio preferencias. Eran familiares de ellos (de voceros comunales). Los conocemos, son sobrinos y hermanos que no pertenecen ni siquiera a la parroquia”.

Cándida Romero, vecina, reprocha la condición de venta “en efectivo. Si estamos viviendo que no se consigue y tenía que buscarlo el mismo día en la noche”. Asegura que es una limitación frente a una plan de distribución que se supone es para las familias. Pide se habiliten mecanismo para facilitar la compra, sea mediante pago electrónicos o con puntos de venta.

Intermediarios

La Verdad contactó a Alimentos Polar para conocer quienes exigen pago en efectivo. Se conoció que la empresa no vende directamente a consejos comunales. Advierte la presencia de intermediarios que estarían negociando una distribución, algún convenio con supermercado u otra figura comercial.