PDVSA hace cortocircuito en Corpoelec

Archivo

Las investigaciones por corrupción en PDVSA ahora apuntan a la Corporación Eléctrica Nacional. Un tentáculo se extendió en 2005 cuando se ordenó la siembra petrolera e integrar planes de autogeneración eléctrica en los proyectos a ejecutar por la empresa estatal. 

Con la nacionalización en 2007 del sector eléctrico se encaminaron los hechos irregulares que ya “venían sucediendo” en las empresas, luego organizadas en Corpoelec, advierte Miguel Lara, ingeniero eléctrico, sobre los “despilfarros” en inversiones.

Rafael Ramírez, exministro de Energía y Petróleo, era el encargado de aprobar los proyectos. Hasta 2014 cuando se da el “sacudón” en PDVSA y sale a formar parte de la delegación diplomática en la ONU, -hasta esta semana que le cerca investigación por corrupción en su gestión- respondía a la otorgación de recursos. 

Dónde se centró la corrupción

Uno de los hechos remarcados se centra en la planta de Bachaquero, en la Costa Oriental de Lago. José Aguilar, consultor internacional del ámbito eléctrico, recuerda la denuncia que hizo hace años sobre la sobrefacturación de equipos. 

“Rafael Ramírez estuvo en el cargo desde 2002 hasta 2009 sobre el tema eléctrico. En el decreto de emergencia eléctrica de 2007 se describió una generación distribuida”.   

Explica que se facturaron bienes, como la planta de generación que debía aportar mil megavatios. Sería una de dos ciclos combinados “que después quedó en un ciclo. Esos mil megavatios para la COL no debieron costarle más de mil 100 millones de dólares”. 

Aguilar recalca que a Ramírez llegaron a presentarle una oferta por ese monto, y lo desechó. Decidió “otro negocio aparte con sus chanchullos”. La termoeléctrica terminó quedando en propuesta de 500 MW con costo de “tres mil millones de dólares, cuando el costo real para ese tipo de planta es de mil 100 millones de dólares. Lo que debe haber ahí de irregularidades. Todo con la opacidad”. 

Acusa que no puede haber planta “que cueste más en el mundo por esa cantidad. Esto es escandaloso. Y no hay mantenimientos. El sistema eléctrico está una espiral de deterioro, en picada”.

En ingeniero Lara destaca que las investigaciones sobre los contratos de PDVSA deben extenderse la corporación. “Debería abarcar todas las directivas de Corpoelec, así como a todos los ministro de Energía, desde Rafael Ramírez hasta Luis Motta Domínguez y de personajes que asumieron responsabilidades en el enorme despilfarro que ocurrió en el sector eléctrico e impunidad”.