OPINIÓN: "Turismo por el suelo en un carnaval de hambre"

En una calamidad se ha convertido para el venezolano hacer turismo en su propio país y para el país ofrecerse al mundo

En medio de este paradójico asueto de Carnaval 2018 enmarcado en una crisis inocultable y pese al país de las maravillas que pinta el Gobierno en materia turística, la dirigente acciondemocratista Luisana Bermúdez se refirió a lo que a su juicio es una clara disminución de la afluencia de viajeros en esta época y adicionalmente las dificultades a las que se enfrentan los operadores turísticos ante los costos que plantea la hiperinflación.

 Bermúdez quien viene de hacer un censo  en los principales puntos de distribución de viajeros como en el caso del terminal de pasajeros de algunos municipios de Aragua al igual que en el sistema hotelero abarcado por la cámara de turismo de esta entidad refirió: “el sector hotelero registra un descenso importante en las reservaciones, esto debido a los altos costos que tiene que asumir una familia al momento de vacacionar, de hecho 40 % de las reservas hoteleras han caído en Aragua, en las costas es donde más se esperaba presencia de turistas, sin embargo la grave situación del transporte público, y también en el caso de lo que significa un daño a un vehículo particular generan mayores complicaciones  para llegar a destinos turísticos en la región, la falta de efectivo, la falla general del servicio de agua y los costos alimenticios hacen muy cuesta arriba tanto prestar hospedaje y atención como hacer turismo en el país”.

La abogada y especialista en gestión pública también explico que el crecimiento de la inseguridad también permea en las actividades turísticas haciendo imposible mantener las garantías mínimas para el desplazamiento de turistas en Venezuela, limita el desarrollo de cronogramas culturales en ciertas horas y lugares, y coloca en riesgo de igual modo a los pocos prestadores de servicio que permanecen abiertos, por lo que la situación es crítica en este sector, lo cual no quiere decir que Venezuela deje de ser un destino de enorme atractivo, por el contrario, es una tierra con parajes maravillosos, lamentablemente la crisis actual solo permite vislumbrar carnavales de hambre, miseria y peligros, así como en cualquier otra época del año, mientras se mantenga esta política gubernamental de arrasar con toda posibilidad de hacer florecer el país, debido a un esquema económico, social y jurídico totalmente errático, y con características de drama humanitario que ya es hoy tema de preocupación en todo el mundo.

NOTIZULIA / Luisana Bermúdez