¡MÁXIMA CORRUPCIÓN! Resuellan cifras rojas de Odebrecht

La piedra fundacional sigue siendo lo único que se observa de la megaobra anunciada con bombos y platillos por la revolución. Para el tiempo que tiene el proyecto el desembolso realizado, los avances son pírricos

Odebrecht y sus incalculables irregularidades sigue navegando en el océano de corrupción mundial en cual se ahoga Venezuela y muchos otros países de Latinoamérica. A veces se sumerge para pasar desapercibido y a veces lo hacen flotar, como las contundentes declaraciones de la fiscal general de Venezuela, destituida por la Asamblea Constituyente, Luisa Ortega Díaz, quien en el antejuicio de mérito contra el presidente Nicolás Maduro, celebrado en Bogotá a manos de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) exiliados, vomitó cifras e ilícitos cometidos por funcionarios de Hugo Chávez y consecuentemente de Nicolás Maduro con la aprobación de millones y millones en recursos en obras que muchas de ellas solo exhiben la primera piedra.

Más de 20 mil millones de dólares ya desembolsilló el gobierno venezolano por la ejecución de 11 obras de envergadura —entre trenes, puentes, centrales eléctricas, metrocables— aún inconclusas y que inició la constructora Odebrecht hace más de una década en territorio nacional. Buena parte de las infraestructuras presentan avances que oscilan entre 20%-60% y hoy requieren un enorme “músculo financiero” para sus entregas.

Los datos oficiales indican que los presupuestos iniciales de las estructuras sumaban un monto cercano a los $ 15.000 millones. En 2017, la inversión  en dichos proyectos ya superaba los 22.000 millones de dólares —un 50% más de lo estimado— y con el agravante de que aún siguen siendo “elefantes blancos” sin fecha de culminación.

Los expertos e ingenieros en la materia señalaron a este rotativo que reactivar los proyectos más emblemáticos representa una tarea “titánica” y sumamente costosa para el Gobierno, que ya decidió ejecutarlas, incluso en tiempo récord.

Nadie conoce a ciencia cierta cuánto costaría al Ejecutivo terminar los 11 megaproyectos. Unos pocos —y en calidad de anonimato— apuntan y estiman (según cálculos conservadores) que la cifra total podría oscilar entre los $ 10.000 millones y $ 20.000 millones (casi el doble de las actuales reservas internacionales del país), con ayuda de consorcios internacionales y expertos en la materia para que las labores se desarrollen con bastante “agilidad y rapidez”.

El ingeniero civil y con estudios internacionales en estructuras viales, Antonio Garrido, colocó como simple ejemplo la culminación del Segundo Puente sobre el Lago de Maracaibo Cacique Nigale. “Su presupuesto inicial en 2005 era de unos 1.000 millones de dólares. Luego de 13 años se conoce que se han gastado más de $ 3.000 millones y apenas lleva un avance cercano al 20%. Culminarlo en su totalidad, y según cálculos conservadores, podría superar el 100% de lo ya invertido”, apuntó en su análisis.

“Si antes te salía en $ 50 millones, 10 años después te costará el doble si se avanzó poco en la ejecución. Eso es muy difícil de predecir porque cada proyecto debe reevaluarse, estudiarse, ver con sumo detalle cuáles fueron los materiales usados, que las estructuras no han cedido con el paso del tiempo, si se han debilitado. Es una tarea compleja (...) que requiere tiempo. Otra traba la podría colocar la empresa que tome las riendas, ya que podría determinar que se tiene que empezar la construcción desde cero”, añadió.

Aún así la lista es larga. Todavía están pendientes por concluir: la línea 5 del Metro de Caracas (23% de avance), Sistema Metro Caracas-Guarenas-Guatire (36%), la línea II del Metro de Los Teques (57%), el Tercer puente sobre el río Orinoco (69%), modernización del Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar (20%), el proyecto Agrario Integral José Inacio de Abreu de Lima (68%) y el Metrocable La Dolorita (79%).

A finales del mes pasado, y por segunda ocasión en el lapso de un año, el presidente Nicolás Maduro prometió culminar en el país las obras de Odebrecht. En un acto público señaló que la transnacional brasileña cayó en “desgracia”. Se comprometió a terminar los trabajos que tienen pendientes porque “no es tecnología espacial”.

“Odebrecht estaba realizando sus trabajos en Venezuela con subcontratistas, no es imposible, yo me comprometo a entregar a los gobernadores los recursos para terminar esos proyectos. Todas la obras que tenía Odebrecht, vamos a terminarlas con mano de obra nacional. Les hago un llamado a las constructoras (...) vamos a buscar las mejores. Ahí no hay ningún problema de ingeniería de la Nasa ¿verdad?”, señaló.

Para tal fin, el Jefe del Estado aprobó 11 billones 890 mil millones de bolívares para la culminación de 472 obras en todo el territorio nacional.

En reiteradas oportunidades, el diputado y expresidente de la Comisión de Contraloría  de la AN, Juan Guaidó, ha denunciado las irregularidades en las contrataciones del Estado con la contratista. “Siete veces más pagamos los venezolanos por querer contratar con Odebrecht (...)”, apuntó.

El parlamentario denunció que solo en cinco obras ya se invirtieron $ 16 mil millones y todavía faltan desembolsar más recursos. “Estos negocios le hicieron un grave daño al

patrimonio de la nación. Ya son más de 10 años de espera y hoy no tenemos nada, puras obras abandonadas y sin dolientes”, dijo.

La economista María Fernanda Herrera, experta de una consultora privada, puso en duda que “las gobernaciones o alcaldías  tengan la suficiente pericia y capacidad económica para asumir proyectos tan grandes. Acá se tiene que abrir un proceso serio y transparente de licitaciones internacionales, con el aval de la Asamblea Nacional y la ANC, para que las mejores constructoras del mundo participen y muestren sus ofertas”.

“No es posible que puentes similares como el   Nigale o el Tercero del Río Orinoco ya tengan 10 años en ejecución y contratistas en Japón o China pueden levantar estructuras similares en menos de 5 años y con la mitad del presupuesto que se ha gastado en Venezuela. Esos consorcios tienen la pericia, el Gobierno los recursos y la mano de obra (...) el seguimiento y la contraloría también son clave para que no se vuelva a repetir la historia de corrupción Odebrecht”, afirmó.

En tanto, los venezolanos aún espera por las entregas de los megaproyectos que impulsarían  el sector laboral y desarrollo del país. Y una vez que se reactiven no sigan a “paso de morrocoy” como ya sucedió 10 años atrás.

NOTIZULIA / Vía Panorama