¡Argentina por la reivindicación, por el honor y por la vida!

Argentina tiene que ganar por amplio margen para esperar tranquila su pase a octavos

En este caso se invierte el dicho “de lo ridículo a lo sublime” si es que Argentina logra vencer todos sus obstáculos internos y anímicos y pueden ganar –ampliamente- a la difícil Nigeria para seguir en carrera y enderezar el rumbo que pudiera llevarles –por qué no- a una final, al fin y al cabo tienen con qué y tienen en sus filas a Lionel Messi, así que material hay y de sobra, el tema está en pasar la página y mostrar otra cara, el fútbol siempre te da una nueva oportunidad, esta es sin dudas, la última de esta edición de Argentina.

Y pasar la página pasa también por tratar de no hacerse eco de cantos de ballenas. Los futbolistas, como los beisbolistas y todos los deportistas a nivel de primera división deben ser y de hecho son profesionales de su oficio y en tal sentido deben comprender y saber reaccionar ante la avasallante crítica de medios de comunicación y del público en las redes sociales. No puede ser Argentina la única selección incapaz de soportar las presiones mediáticas y del público ante tan desastroso mundial como para demostrar que están hechos para grandes cosas y que pueden pasar de lo ridículo a lo sublime. 

En medio de una catarata de “fake news” sobre peleas, un golpe de estado al entrenador Jorge Sampaoli e intrigas políticas, los argentinos ponen en la balanza las razones por las cuales creen que se ganará. “Tenemos a Messi”. La jerarquía individual del plantel es superior. Por otro lado, se piensa en que el jugador argentino tiene todavía una reserva rebelde capaz de remontar situaciones complicadas. Lo ha dicho el mismo Marcelo Bielsa.

Ni estilo ni juego

Pero cada uno de esos argumentos encuentra una refutación. “Argentina no tiene estilo ni juego”, dijo Matías Almeyda, ex volante del seleccionado. El estado de ánimo de los jugadores no es bueno. Y, además, está el factor Messi. ¿Se ha repuesto de sus frustraciones? ¿Hay solución con un equipo que no está a su medida?

El festejo de su cumpleaños, convertido en acontecimiento en Rusia, los saludos de los jugadores y amigos como Luis Suárez y Neymar, la llegada de su familia para ver el partido y su propio sentido de responsabilidad, podrían ser el acicate que ha faltado. Todos quieren verlo en su mejor versión porque abriría las puertas a octavos.

Sampaoli se defiende

Sampaoli se negó a informar el equipo aunque se supone que entrarán a jugar los veteranos. “Es un partido trascendente”. Reconoció que el seleccionado tuvo “una semana difícil” tras caer ante Croacia pero desechó de plano los rumores que hablan de una pérdida de autoridad. “No puedo aclarar cosas que no existen”. Se lo vio demacrado. Más allá de la suma de sus errores, entre ellos no haber repetido dos veces una misma formación desde hace un año, prueba en carne propia el veneno de las redes sociales argentinas.

“Perder un partido te hace sentir un delincuente”. El “pelado” tuvo que dar igual cuenta de los rumores y negó que los jugadores le hayan impuesto el equipo. “Dialogo mucho con ellos. Lo que decimos en privado y de manera frontal no lo haré público”. Confió en que con Nigeria “se escribirá una nueva historia”.

Javier Mascherano, observado como la voz cantante de los jugadores disconformes, fue fotografiado junto con un  Sampaoli durante el último entrenamiento en una escena en la que parecen consensuar algo. “Vamos todos juntos unidos por ese fin…Ojalá seamos los 40 millones de argentinos pateando todos hacia el mismo arco. ¡Vamos, Argentina!”, escribió Mascherano en Instagram.

“Mascherano es el técnico”, dijo no obstante el diario deportivo Olé. Ángel di María también pidió aliento y menos agresiones. Les recordó a los hinchas que debido a la presión ha ido al psicólogo. “Era demasiado”. Para millones, sin embargo, todavía es poco. Se puede ser más vengativo y cruel con las palabras si el equipo se queda afuera. En caso de ganar, claro, volverán, como por arte de magia, las fantasías de ser campeones.

Ganar y esperar

Argentina debe ganar o ganar a los nigerianos y, al mismo tiempo, ver qué sucede con Islandia ante a Croacia. Si el seleccionado islandés pierde o empata, la celeste y blanca clasifica automáticamente a octavos. Pero las cosas pueden complicarse si el conjunto que dirige los Heimir Hallgrímsson se impone a la selección de de Rakitic y Modric. En ese caso, pasará a la siguiente fase quien tenga una mejor diferencia de goles a favor y en contra. En estos momentos, Islandia tiene un gol a favor y dos en contra. Argentina, en cambio, tres en contra y uno a favor. Por eso debe ganarle a Nigeria por una diferencia importante para esperar tranquila.

NOTIZULIA / Agencias