Qué son los moluscos contagiosos y cómo afectan a la zona genital

Archivo

Los moluscos contagiosos están ocasionados por una infección vírica muy contagiosa que se manifiesta con lesiones en la piel con forma de cúpula y color rosado. Esta afección está asociada con la población infantil, de hecho, es una de las enfermedades dermatológicas más comunes en niños según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). “Afecta al 25 por ciento de los menores de 5 años y puede transmitirse por el contacto directo piel con piel o mediante el uso de tollas”, explica Marina Rodríguez, miembro de la AEDV.

Esta dermatóloga indica que en adultos es menos frecuente aunque puede trasmitirse de padres a hijos. “En cambio, sí es más habitual cuando los moluscos se encuentran en la zona genital, lo que se considera como una enfermedad de trasmisión sexual”. Rosa Taberner, dermatóloga en el Hospital Son Llàtzer de Palma de Mallorca y autora del blog Dermapixel, confirma que la mayoría de los moluscos contagiosos en adolescentes y personas de mediana edad se deben a infecciones de transmisión sexual porque el contacto piel con piel es la vía más común. “Existen excepciones, ya que otra posibilidad es el contagio mediante fómites, es decir, objetos contaminados por un agente infeccioso”, matiza Taberner.

Cómo se manifiestan los moluscos en la zona genital

Los moluscos contagiosos suelen aparecer en los genitales externos y la región pública, en forma de granitos de aspecto perlado, color carne y con el centro deprimido, tal y como describe la dermatóloga del Hospital Son Llàtzer. A su juicio, estas lesiones pueden presentar alguna costra causada por el rascado o el roce de la zona. “En ocasiones, se pueden inflamar de manera espontánea”, añade.

Y, ¿el molusco se puede contagiar a través del sexo oral? Taberner indica que no suelen aparecer en la cavidad oral, así como tampoco lo hacen en la mucosa genital, aunque de forma puntual podrían desarrollarse en la piel alrededor de los labios.

¿Cómo trata los moluscos contagiosos en la zona genital?

Para acabar con esta infección se pueden utilizar cremas tópicas en casa o procedimientos médicos como los curetajes, la crioterapia, la terapia fotodinámica o la inmunoterapia; los cuáles son aplicables a las lesiones genitales según Isabel Betlloch, también miembro de la AEDV. “El tratamiento en estos casos no difiere del que se realiza en el resto de localizaciones”, apunta.

Según Taberner, la elección de una técnica u otra depende del número, el tamaño y la localización de las lesiones, así como las preferencias del propio paciente. “Es una infección vírica que puede resolverse espontáneamente en muchos casos, pero al ser contagiosa se recomienda tratarla siempre que sea posible”, aclara.

Ambas especialistas sugieren descartar la presencia de otras enfermedades de transmisión sexual mediante una adecuada entrevista en consulta y realizando las pruebas pertinentes en función de las prácticas de riesgo. “Es más frecuente en estados de inmunodeficiencia celular, como en el caso de infección por VIH o en pacientes bajo tratamiento inmunosupresor”, subraya Taberner en su blog.