¡ROMPIENDO TABÚES! Lo que debes saber de la masturbación

La autosatisfacción sexual es un acto inherente al ser humano y jamás puede ser satanizado ni criticado siempre que se realice de modo responsable

Comencemos advirtiendo que todo en extremo es malo. No hay una sola actividad en la vida que al extremo sea considerada como positiva, de tal manera que la masturbación es considerada una práctica sexual que no distingue géneros, edades u orientaciones, y que constituye una manera de autoexploración del propio cuerpo, siempre y cuando se sepa canalizar la frecuencia y uso de esta terapia inherente al ser humano.

No obstante, a pesar de ser una práctica muy común, desde la infancia hasta la adultez, perviven mitos o tabúes sobre ella, así como una falta de educación e información real que permita a las personas ejercerla de manera responsable.

En este sentido, la sexóloga Silvia Olmedo, explica que la masturbación inicia como una curiosidad natural por el cuerpo y conforme pasa el tiempo se convierte en una actividad placentera que conlleva varios beneficios, los cuales explica en el siguiente video de “Mis doctores”:

Asimismo, la masturbación tiene diferentes funciones psicobiológicas, de acuerdo con el portal educasexo.com:

1. Psicosexual. Permite identificar patrones de excitación de la propia respuesta sexual. Facilita el descubrimiento de la identidad sexual, potencia la autoconfianza en el rendimiento sexual, y representa una válvula de escape de la tensión y la ansiedad.

2. Biológico. Alivia la tensión sexual, constituye una forma segura de experimentación sexual y promueve el conocimiento y control de los impulsos sexuales.

3. Social. Prepara a una persona o pareja para tener relaciones sexuales, hasta que psicológicamente se sientan preparados para hacerlo con mayor seguridad del cuidado propio y ajeno. Este aprendizaje transcurre en un ambiente más relajado, ya que no tiene que estar pendiente de la pareja y preocupado/a por que le evalúen o juzguen.

Al igual que el ejercicio, la masturbación tiene la función de reducir el estrés y tensión. Además, mediante diversas técnicas, se emplea como método terapéutica en disfunciones sexuales y para mejorar la respuesta sexual. Por ello, no sólo es una práctica muy natural, sino también muy benéfica.

Síguenos en @Salud180,  Salud180 en Facebook y enYouTube

 

NOTIZULIA / http://www.salud180.com