¡CUIDADO! Los 5 errores comunes en la limpieza de los dientes

El correcto empleo de los métodos de limpieza bucal es la clave para una higiene adecuada

De la aplicación correcta en la limpieza dental depende la durabilidad y estética bucal. Por tal motivo, se presentan a continuación cinco errores comunes en la limpieza de los dientes, fundamentados en mitos y una práctica equívoca en la higiene bucal. Preste atención y corrija donde considere pertinente.

1. Frotar demasiado fuerte. Muchos entendemos la idea de lavarnos bien los dientes con hacerlo muy fuerte, pero es un error. Tallar demasiado puede dañar el esmalte de los dientes y gastar los cepillos, curvando y aplastando las fibras. Entre más estropeado esté nuestro cepillo, menos restos y bacterias elimina.

Michael Lenchner, especialista en procedimientos y servicios odontológicos en Nueva York, advierte que las posibilidades de una ruptura en el esmalte son mayores cuando se cepilla con mucha fuerza.

2. Lavarlos muy rápido. Si dedicas menos de dos minutos, estarás creando el ambiente perfecto para que las bacterias proliferen. La mayoría de los dentistas recomiendan lavarse los dientes durante dos o tres minutos.

3. Demasiada pasta de dientes. Uno de los errores al lavarse los dientes más comunes es abusar de la pasta, sin embargo, para lavarse los dientes no es necesario que cubras con pasta toda la superficie del cepillo, lo ideal es que pongas una cantidad similar al tamaño de un garbanzo.

Según Lenchner, algunas pastas, como las que tienen un efecto blanqueador, pueden ser muy agresivas si las usas en exceso, causando dolor y sensibilidad.

4. No lavar a fondo. Es común que por lavarnos rápido los dientes, olvidemos cepillar las muelas que están al fondo e incluso la lengua. El cepillo siempre debe recorrer las encías, la lengua lo más hasta el fondo que podamos y las muelas posteriores.

5. Cepillo incorrecto. Asegúrate de comprar cepillos de dientes suaves o ultra suaves para minimizar el daño. Lenchner advierte que incluso los cepillos más suaves, pueden causar abrasiones.

Otro de los errores al lavarse los dientes es no cambiar el cepillo con frecuencia. El cepillo de dientes puede ser el mejor ambiente para gérmenes como estreptococos y estafilococos. Lo ideal es reemplazarlos cada tres meses o antes si las cerdas están desgastadas o inclinadas.

Para disminuir el crecimiento de los gérmenes, puedes enjuagar el cepillo con un poco de agua caliente después de usarlo y deja que se seque completamente.

NOTIZULIA / Vía Panorama