Relaciones abiertas: Amigos, compromiso y sexo

Archivo

  “El amor libre” un término usado hoy en día para definir lo que anteriormente conocíamos como poligamia, poli amor o poli fidelidad. Esta práctica común en los años sesenta se ha vuelto parte también de la actualidad, debido a que la cultura occidental, se ha tornado mucho más abierta con respecto al tema de las relaciones sin compromiso y con la sexualidad compartida entre varias personas.

Hoy en día es común escuchar frases como “soy parte de una relación abierta” o “estamos saliendo pero no tenemos nada serio”, debido a que se ha vuelto más fácil tanto como para hombres y mujeres no limitarse a una sola pareja, por esta razón, la monogamia es considerada por este tipo de parejas como una entrega innecesaria de compromisos y obligaciones. 

El tema aún genera polémica en cuanto a las dudas sobre si estas parejas son felices, maduras o estables. En el mismo orden de ideas, “La sexualidad humana es un terreno que se encuentra a medio camino entre la biología y la cultura”, reseña La Mente es Maravillosa en su portal web. De esta forma, el instinto es uno de los principales factores que dominan al hombre, es allí donde la cultura juega su papel fundamental, ella establece los límites sobre lo que se ve de una forma positiva en la sociedad.

“Actualmente la sociedad igual que en el pasado, sí esta abierta para este tipo de relación, la pregunta seria ¿este tipo de relaciones aportan algo bueno a la sociedad? Porque parte de la problemática que se vive actualmente es debido al abandono de menores y en muchos casos, esos niños son producto de relaciones disfuncionales donde los padres no buscan convivir con una sola pareja”, manifestó el psicólogo Gonzalo Paredes a NOTIZULIA.

De esta manera, comenzamos a mirar este tipo de relaciones desde un punto de vista distinto, debido a que si se olvida tomar las precauciones necesarias no solo se puede afectar la integridad de una de las parejas, si no también, se puede traer al mundo un hijo producto de una relación insana la cual no brinda ningún tipo de estabilidad emocional, física y psicológica a un niño.

Una relación abierta acarrea aspectos tantos positivos como negativos (desde el punto de vista de cada persona), para muchos no tienen sentido ya que va en contra de la moral, el respeto propio y la “tradición”; de otro modo, está el permitirse explorar nuevas emociones y sentimientos sin la presión de estar sometido a un compromiso moral (noviazgo). En una ´relación abierta´, no se visualiza el futuro, solo se vive el momento.

 

 

Yismar Rodríguez / NOTIZULIA