¡TRAGEDIA! La arrollan al correr detrás de su abuela

Archivo

Rosifer Patricia Montiel Martínez, de nueve años, se percató que su abuela, Yamira Flores, había olvidado en su casa una cesta. Corrió detrás de ella para entregársela, cruzó la calle sin precaución y el conductor de un cisterna la arrolló, en la vía principal del barrio Villa Orquídea, parroquia Francisco Eugenio Bustamante de Maracaibo.

Quienes presenciaron el accidente corrieron a la casa de la niña y le informaron a su madre, quien se encontraba en el inmueble y desconocía lo que estaba sucediendo con su hija. 

Los familiares recordaron en la morgue que el accidente ocurrió, el pasado miércoles a las 3.00 de la tarde. Los vecinos les dijeron que la niña pasó por detrás de un camión estacionado, quitándole visibilidad al chofer de la cisterna que venía sentido contrario. El conductor no pudo esquivarla y se la arrolló.  

El chofer se bajó de su vehículo, tomó a la niña, la montó en su camión y la llevó a una clínica, a unos cuantos metros. Un grupo de médicos salió y corroboró que Rosifer había llegado sin signos vitales. "Mi hija murió en el instante", acotó, entre lamentos, Roxana Martínez, progenitora de la pequeña. 

La mujer no pudo contener el llanto y sus allegados se acercaron a consolarla. Estos explicaron que Yamira Flores viajaría hacia Maicao,  Colombia, por unos días por motivos de trabajo.

Las amistades de los Montiel describieron a Rosifer como una niña buena, inteligente, amorosa y muy colaboradora para los quehaceres del hogar. Muy apegada a sus hermanos.

Los parientes reconocen que se trató de un accidente. Comentaron que el camionero permanece recluido en la sede de Polisur, en el municipio San Francisco. 

Caso similar

En cuestión de horas se reportó en Maracaibo el deceso de dos niños por arrollamiento. El primer caso se presentó en Sabaneta. Alexánder Andrés Sánchez Navarro, de cuatro años, fue atropellado por un camión cuando se dirigía a su casa en compañía de su tía. Le soltó la mano y corrió. El chofer no pudo esquivarlo ni frenar y lo atropelló dos veces.