Le hacen justicia a los muertos de El Museo

Archivo

Tras entrevistas sostenidas con testigos y extensas jornadas de patrullaje por el barrio El Museo, parroquia Luis Hurtado Higuera del municipio Maracaibo, los detectives del Eje de Homicidios de la Policía científica dieron con el paradero de Leonardo Fabio Chacón (22). Los efectivos sorprendieron al solicitado mientras se encontraba en una fábrica de bloques cercana a su casa.

De manera extraoficial trascendió que el presunto antisocial estaba señalado por el asesinato de Reiner Darío García Hernández (38), Guillermo José Monsalve Monterosa (19), Veruska Carolina Gauna Mariño (18), Víctor José Roa Hernández (25), Jesús Daniel Marriaga Perozo (20), José Antonio Pírela Ríos (27) y Víctor Hugo Luque Cervantes (29). La mayoría de los crimines ocurrieron en el barrio El Museo.

Con el deceso del Fabio, los expedientes archivados en la sede de la Policía científica en Altos del Sol Amado, salieron a la luz después de un año y nueve meses. En ellos quedaron asentados todos y cada uno de los homicidios que cometió en compañía de Jhon Freddy, alías el “Joncito”. 

Historia criminal 

El pasado 24 de junio del presente año, los vecinos de la calle 108 con avenida 72-A del barrio El Museo, amanecieron entre cadáveres. La sangre de Víctor Hugo y José Antonio manchó las láminas de zing de la fachada de una humilde vivienda.

La pesadilla apenas comenzaba. Mientras los efectivos de la Policía Nacional Bolivariana retiraban los trapos viejos que cubrían el rostro de los cuerpos macheteados; en la calle 108 con avenida 70, cuatro cuadras atrás del primer hallazgo, los vecinos sofocados por el hedor removieron la arena roja de un montículo del parcelamiento Villa Fuerzas Armadas.

Sepultado a un metro de profundidad yacía Jesús Marriaga en posición fetal. Tenía un golpe en la cara y el brazo derecho dislocado, no se apreciaban heridas producidas por armas de fuego ni punzo penetrantes, detalló en ese momento un oficial. Los peritos presumieron que los hombres robaban una casa cuando los mataron, sin embargo los residentes del sector negaron haber escuchado ruidos inusuales durante la noche.

En otro hecho, Veruska Gauna, pareja sentimental de Jhon Freddy cayó muerta frente a la iglesia cristiana, la Casa de Oración, en el barrio El Museo. Desde una motocicleta roja el sicario la interceptó, como no le prestaba atención y seguía caminando, la haló por el cabello, la arrodilló en el suelo y luego le disparó en cuatro oportunidades. 

Los sabuesos presumen que Leonardo y la muchacha sostenían una relación sentimental. Llegó a un acuerdo con el “Joncito” y ambos la asesinaron en medio de la claridad de la tarde del pasado nueve de enero del año en curso.

Las fechorías de los hampones tienen larga data. Hace un año, una ráfaga de disparos alertó a los habitantes de la calle 120 del sector Yece, en el barrio Integración Comunal. Tendido en el frente de la ferretería Ferrefuentes permanecía el cadáver de Guillermo Monsalve.

Los testigos aseguraron que dos antisociales en una moto negra se detuvieron junto al infortunado. Luego de obstaculizarle el paso, le dispararon con un arma de fuego para dejarlo muerto en el sitio. Una vez perpetrado el crimen huyeron. Los asesinos, el “Joncito” y Leonardo.

Reiner Darío, también corrió con la misma suerte, el dúo criminal lo amarró a una silla y luego de rosearle gasolina encima, lo quemaron vivo. En la calle 108 del sector La Cochinera, en el barrio El Museo, volvieron a atacar, esta vez le tocó el turno a Víctor José. Con un arma punzo penetrante le cercenaron el cuello.

Versión familiar

A las afueras de la morgue forense, los familiares del delincuente no podían contener su dolor. Fabiola Chacón, madre de Leonardo, aseguró que los funcionarios de la Policía científica llegaron el pasado miércoles a las 12.30 del mediodía, al barrio El Museo con el propósito de matarlo.

Los oficiales entraron a la fábrica de bloques donde trabajaba, sacaron por el cabello a su esposa, su hijo, de cuatro años, y al vigilante. El joven no opuso resistencia, caminó hacia ellos para negociar, en ese preciso momento dos balas impactaron en su pecho y abdomen. Murió en el sitio.