¡SE CANSARON! Comunidad lincha a un roba cables

Archivo

Las fallas eléctricas y de comunicaciones que colmaban la paciencia de los habitantes de la urbanización Eleazar López Contreras, llegaron a su fin. Los vecinos del sector descubrieron in fraganti a un hombre que estaba robando ayer bombillos y cableado eléctrico. 

Al delincuente que tenía azotada a la gente en la calle 79A, en la manzana 10 del referido conjunto residencial ubicado en la parroquia Francisco Eugenio Bustamante, en la zona oeste del municipio Maracaibo lo identificaron los funcionarios de la Policía científica como Antonio Castillo Tovar, de 25 años. 

Castillo no tenía una profesión definida, según las investigaciones del cuerpo policial. Comentaron los vecinos del lugar, que constantemente lo encontraban robándose los bombillos y el cableado eléctrico de la urbanización, presumen para venderlo después.  

Contaron que a las 7.00 de la mañana de ayer, cansados de la cantidad de robos que Castillo Tovar tenía en su cuenta a la comunidad, los vecinos, furiosos y enardecidos, decidieron hacer justicia valiéndose de ellos mismos con sus manos; le siguieron al divisarlo, lo acorralaron y le propinaron una golpiza que se alargó por varios minutos, turnándose entre los presentes hasta lincharlo. El hombre quedó sin vida tendido en el suelo de la urbanización al oeste de Maracaibo.

Luego de haber acabado con el mal que los azotaba con frecuencia, a diestra y siniestra, los vecinos de Eleazar López Contreras llamaron a los funcionarios de la Policía científica para dar parte de lo sucedido.

Al lugar llegaron los efectivos del cuerpo policial. Realizaron las pesquisas e investigaciones de rutina, así como las respectivas preguntas y entrevistas a los moradores. Los uniformados levantaron el cadáver de Antonio Castillo y lo trasladaron directamente a la morgue forense de La Universidad del Zulia. Castillo vestía únicamente de un pantalón marrón y unas cotizas rosadas. En su tórax se divisaban varias cicatrices largas, aparentemente hechas por el corte de algún arma blanca. La sangre corría por la calvicie de su cabeza. Era un hombre alto, de contextura delgada y tez morena.