Lo golpean hasta matarlo dentro de su casa

Archivo

Dentro de una residencia en el barrio María Isabel de Chávez, parroquia Los Cortijos del municipio San Francisco, encontraron el cadáver de José Gregorio Romero Carrillo, de 27 años, atado de manos y pies, con moretones en todo el cuerpo en la. Yacía tendido sobre el suelo de la sala.

El hallazgo lo hizo Maida Villa, prima de la víctima. Se trasladó hasta la vivienda el pasado domingo a las 5.20 de la tarde, debido a que le extrañó que Romero no saliera en todo el día. Un funcionario de la Policía científica, ligado a la investigación del caso, informó que al occiso tenía atadas las manos en la espalda con una cuerda, los pies y el cuello con sábanas, y la boca tapada, presuntamente para que no se escucharan sus gritos.

El detective, comentó que en las investigaciones adelantadas, conocieron que uno de los hampones entró por una pequeña abertura en la ventana de la morada para luego dejar entrar al resto de los delincuentes. Luego de someter y asesinar al propietario, escribieron en la pared “eso por no hacer caso, sapo”. Presumen esperaron a que saliera de la casa para adentrarse.

El infortunado, de nacionalidad colombiana, se ganaba la vida como albañil. Tenía problemas con unos jóvenes delincuentes que mantienen azotada la barriada. Estaba ahorrando para irse a su país natal, donde se encontraba su hijo y su esposa. Funcionarios del Cuerpo detectivesco, adscritos al Eje de Homicidios, manejan la información que los conducirá a los asesinos, presuntamente residentes del sector.

Los antisociales se llevaron el dinero en efectivo que tenía Romero, además de un reproductor DVD, un equipo de sonido y dos teléfonos móviles.