¡MONSTRUO! Desbarata a golpes los ojos a su bebé de 5 meses

Milagros Salas, tía del padre biológico de la infortunada la trasladó al hospital y se mantiene con ella para sus cuidados, mientras la criminal de su madre y su padrastro están evadidos

Las pailas del tártaro arderán para ella. Una mujer, identificada como Lilia del Carmen Molero (32) –no digna de llamarse madre- malogró a golpes a su pequeña criatura de cinco meses de edad, de nombre Andreína de los Ángeles Molero, al punto de desbaratarle las córneas de ambos ojos.

El hecho tuvo lugar en el sector Pueblo Nuevo, en San Carlos del Zulia, al sur del Lago de Maracaibo.

Ocurrió la tarde del pasado domingo, según reporte publicado por Panorama.

Una tía de la menor acudió con esta al Hospital de San Carlos, desde donde la remitieron al Hospital Universitario de Maracaibo (HUM) y de allí al Adolfo Pons, tras no poder atenderla por falta de insumos médicos.

La niñita chorreaba sangre por sus dos ojos, según relata su tía.

Médicos y enfermeras del ‘Pons’, y hasta policías de guardia, no dan crédito a lo que ven. “Ver a la niña, así, parte el alma”, dijo ayer un funcionario policial.

Maldad pura

A la bebé  la cuida una tía paterna. En el cubículo uno del centro hospitalario, Andreína está con Milagros Salas, tía del  padre biológico.

Un vendaje blanco cubría los ojos de la criatura, mientras le colocaban un suero, ayer a las 9:30 de la mañana. Allí, acostadita en la cama, era atendida.

“Necesitamos con urgencia que venga a verla un oftalmólogo, pero  aquí solo ven lunes, miércoles y viernes por la tarde, pero en este caso no se puede esperar mucho. La vida de la niña corre peligro, está muy malita”, dijo una enfermera del “Pons”.

El ensañamiento contra la infante fue brutal. La  menor de seis hermanos presenta, además, quemaduras en sus  brazos, piernas, muñecas y hasta en sus partes íntimas. Tiene una herida grande en su boca y enfrenta un cuadro de desnutrición  y diarrea, según fuentes médicas del Hospital Adolfo Pons.

A Milagros le sudaban las manos, las lágrimas eran evidentes. En su mente hay muchas preguntas y el alma le pesa de tanto dolor. Tiene fresco en su memoria el momento en que recibió la trágica noticia.

“Mi sobrina (hermana mayor de Andreína), fue a mi casa corriendo el domingo en la tarde para decirme que la bebé sangraba por los ojos, no paraba de llorar y su mamá no aparecía por ningún lado y el padrastro tampoco”.

Angustiada, Milagros corrió unas 17 cuadras  desde su vivienda hasta donde estaba la bebita.

“Cuando llegué, encontré a Andreína muy mal, le salía sangre por los ojitos y pareciera que los tuviera afuera. La llevé hasta el Hospital de San Carlos, de allí me vine al Hospital Universitario y de allá nos enviaron hasta acá. Pero me dicen que no hay insumos, tengo que traer gasa y otras cosas, pero yo no tengo dinero, somos una familia muy pobre”.

La madre de Andreína y su pareja tiene en su casa a otros 5 niños. Acostumbran a pegarles a todos, asegura la tía. “Pero esta vez se les pasó la mano”.

Del papá de la bebé, la tía no quiso aportar el nombre y afirmó que no está al tanto de lo que ocurre.

De Lilian y su pareja no sabe nada. Dice que en el sector Pueblo Nuevo nadie los ha vuelto a ver desde el domingo.

Andreína necesita ropa, pañales, gasas, antibióticos y fórmulas lácteas, cualquier persona que desee colaborar, puede acercarse al hospital.

El diagnóstico de la niña es reservado. Será sometida a varios exámenes. 

NOTIZULIA / Con información de Panorama