PERÚ: Venezolano mata a su expareja e intenta suicidarse

Roberto Arambulet, asesinó a su expareja de 15 puñaladas y se lanzó de un tercer piso en Lima, Perú

Un desenlace fatal tuvo el viaje de sueños y expectativas de una joven venezolana de 28 años, identificada como Soiryth Katherine Millán Abreu, quien partió hacia Lima, Perú buscando mejores oportunidades de vida. Dejando a su país y a su familia atrás, llegó al Perú en compañía de su entonces pareja Roberto Enrique Arambulet Loyo, de 40 años, pero las cosas cambiaron cuando comenzaron los problemas entre ambos.

La nota publicada por el periódico peruano La República, refiere que la dama y el asesino habrían terminado su relación, pero éste insistía en que regresaran.

La obsesión se convirtió en un martirio para Millán, pues el negarse a volver con Roberto significó que éste perdiera la cabeza y se ensañara en su contra hasta quitarle la vida.

El hecho ocurrió en el distrito Ate, en la capital peruana de Lima, específicamente en la avenida Michael Faraday, sector Salamanca.

La policía recibió una llamada de emergencia por un evento en el cual un hombre se había lanzado del tercer piso de la residencia situada en el sector referido, acto de suicidio que cometería luego de asestarle al menos 15 puñaladas a su expareja.

De acuerdo con la propietaria del inmueble, reseña la nota, la noche del jueves pasado se escuchó una fuerte discusión en la habitación que el venezolano había alquilado.

Los funcionarios pudieron reconstruir que Arambulet provocó la muerte de a la joven con 15 heridas punzo penetrantes en varias partes del cuerpo de la dama, el cual fue encontrado en una de las camas de la habitación.

Tras su intento por matarse, Roberto Enrique continúa con signos vitales pese a la caída y una herida que presentaba en el cuello.

La historia sacudió a toda la comunidad venezolana en Lima. “Soiryth era un ser lleno de alegría y compromiso. Sentimos un dolor inmenso, te vamos a recordar siempre, llena de luz. Basta de feminicidios”, dijo su hermano tras pedir ayuda para repatriar los restos.

NOTIZULIA / La República / Versión Final