‘Contaminación’ de escenas complica esclarecer crímenes

Archivo

Al menos un 80% de los casos de homicidios  que se ejecutan en el Zulia han tenido la escena del crimen contaminada lo que ha dificultado el esclarecimiento de los hechos, aunque no significa que sean imposibles de esclarecer.

De acuerdo con fuentes del Cicpc, cuando se procede al levantamiento de una víctima asesinada, mucho antes de la llegada de los investigadores, hay personas externas que por desprevenidos se acercan al área y “sin darse cuenta” contaminan la escena del crimen y hasta desaparecen evidencias que pueden ser clave para identificar al homicida.

Ocurrió hace poco en un sicariato en Cañada Honda. Allí asesinaron a Jesús Ruiz Peley y en el suelo había muchos casquillos de bala que rodaron por las pisadas y patadas de decenas de curiosos que intentaban saber quién era la víctima. Hubo algunos que intentaron romper el vidrio del vehículo para sacar a Ruiz Peley y llevarlo a un hospital. 

“En estas escenas, se hallan desde balas hasta varias huellas digitales en caso que alguien más haya metido su mano por desconocimiento o por  intención de alterar la investigación”, dijo una fuente detectivesca. 

Todo elemento es importante al momento de colectar evidencias en una escena del crimen, desde una hebra de cabello, un cartucho de bala y hasta una piedra. 

 Sin embargo, cuando personas ajenas a la investigación, entre ellos, familiares de la víctima, funcionarios policiales, bomberos, periodistas y fotógrafos  intervienen en la escena, hace  mucho más cuesta arriba la investigación.

Según información de la página oficial del Cicpc, cuando un agente externo vulnera la escena del homicidio, influye que en un 60% no se esclarezcan los casos. 

“Hay casos en que hasta funcionarios policiales alteran la escena del crimen, con toda intención de desviar el curso de la investigación,  pero siempre sale a flote la verdad de los hechos”, revela una fuente de la policía científica. 

Las evidencias conducen a las personas, y una vez que están descubiertas se procede a la fase de interrogatorios donde generalmente el citado, confiesa lo que sabe. “Puede ser que hasta el propio asesino haya declarado aún cuando no se tenga sospecha sobre el mismo, eso dependerá de cada caso”, reveló la fuente detectivesca.

La investigación en el sitio toma poco tiempo, no pasa de diez minutos cuando mucho, dependiendo el caso. Según detectives del Cicpc, si sucede un hecho con bastante secuencia criminal, una balacera entre varias personas, disparos en distintos sitios, paredes, ventanas, vehículos, puertas y hasta árboles, la investigación de campo lleva mucho más tiempo. 

Ahí también dependerá del sitio donde se haya ocurrido el asesinato. Es lo que el Cicpc define como los tipos de escenas: Abiertas, externas o cerradas. 

Estos sitios son: dentro de un vehículo, dentro de una habitación o casa, un terreno desolado o zona enmontada e incluso bajo el agua, en caso de hallazdo de cadáveres en ríos, jagüeyes o caños.

Pero a juicio de los criminólogos, el crimen perfecto no existe, porque por muy complicada que sea la investigación, el homicida siempre comete un error o deja una huella, rasgo que hará posible su identificación.

 

NOTIZULIA / Panorama