“Sentencia del TSJ es una puñalada al poder municipal”

Archivo

Leonardo Fernández, presidente del Concejo Municipal de Maracaibo, fijó posición en torno a la sentencia del TSJ que a su juicio “pretende desmantelar las instituciones cercanas al pueblo con decisiones que contravienen  lo establecido en la constitución vigente, para instaurar a trocha y mocha el estado comunal previsto en el Plan de la Patria”. 

Aseguró que dicha sentencia es una “puñalada” al poder municipal.

Fernández rechazó que se pretenda “quebrar la institucionalidad del país a través de sentencias irritas que cercenan competencias al ayuntamiento y obligan a la alcaldesa a obstruir el derecho a la protesta”.

“En la actualidad el país atraviesa fuertes protestas y las trancas viales son parte de esa protesta que el gobierno desconoce y califica como actos terroristas de grupos minoritarios”, señaló. 

El edil de UNT consideró que existe un plan sistemático por parte del gobierno de Nicolás Maduro para desmantelar las instituciones electas por el pueblo, desconociendo el precepto constitucional que sitúa su modelo de gobierno en el marco Democrático, Federal y Descentralizado.

En tal sentido, Fernández manifestó su irrestricto apoyo a la alcaldesa de Maracaibo, Eveling Trejo de Rosales y a la institución que representa. De igual manera, el presidente de la cámara municipal cuestionó que el gobernador del Zulia pretenda atribuirse competencias municipales pues a su juicio, “en 4 años y 6 meses de su gestión, solo ha demostrado que le quedó grande la gobernación”.

“Comprendemos que en la constitución se plantean los municipios como el núcleo político del país, pero este gobernador solo ha dejado a su paso inseguridad, hospitales deteriorados y sin insumos médicos para atender a nuestra gente, entre otras cosas,” enfatizó.   

Manifestó que “los operadores políticos del TSJ continúan haciendo incisiones a nuestras instituciones en respuesta al guion que el gobernó les dicta. Esto es una decisión política. Transferir esas competencias a la gobernación equivale a lo sucedido con la Policía Municipal de Maracaibo, intervenida en 2015 y actualmente solo figura en la lista de especies en peligro de extinción”.