90 % de la flota de taxis en Maracaibo está inactiva

Archivo

Trasladarse en la ciudad es una diligencia maratónica para aquellos que no poseen vehículo propio. Anteriormente, el transporte público figuraba como una opción peligrosa e incómoda, debido al mal estado de los porpuestos y autobuses. Por esa razón, los usuarios optaban por llamar a una línea de taxi desde sus casas. 

Hoy el contexto es diferente. Para los choferes, el “taxiar” ya no es rentable. Raúl Sánchez, tiene 40 años en el negocio y es secretario de organización en la línea de taxis Indio Mara, asegura que su gremio no se escapa de la situación que vive el país. “Para ofrecer el servicio óptimo y de calidad necesitamos repuestos. Considero que el poder adquisitivo es el factor fundamental, ya que todo aumenta rápidamente”.

Bajón vehicular

Luis Espinoza, secretario de finanzas de la línea de taxis Indio Mara, destacó que “para el 2016, la organización contaba con una flota de 300 vehículos, que se redujo a 100 en el 2017 y durante el presente año, ya vamos por 73. Eso sí, raspan la olla por aquí y por acá para procurar no cerrar el año en rojo”.  

Añadió, que las ganancias mermaron un 30 por ciento en los últimos cuatro años, principalmente por el éxodo de choferes que tiene problemas para adquirir cauchos que aumentan cada mes y el promedio en la que un chofer cambia un neumático es entre ocho y 10 meses.

Modalidades de pago

El pago del servicio con transferencias bancarias se hizo más común, debido a la falta de efectivo en la calle y a la dificultad para tener puntos de venta en vehículos, los trabajadores del volante tuvieron que ingeniárselas.

Existen líneas que ofrecen para sus afiliados este plus. No solo las cooperativas ofrecen esta modalidad para cancelar, sino también, taxistas que trabajan por cadenas de WhatsApp u otras aplicaciones. Esto tiene la facilidad de pagar hasta con tarjeta de crédito. También les ofrecen a sus clientes de confianza la opción de saldar su deuda por esta transacción bancaria.

Los conductores alegan que es más fácil para su seguridad, pues así no cargan grandes sumas de efectivo.

En otras líneas como la de Taxi Tour, con 38 años en el mercado, se ven obligados a vender sus instalaciones para ubicarse en un espacio más reducido que les permita “abaratar costos y tratar de sobrevivir” ante la problemática generalizada de la ausencia de cauchos y otros repuestos.

Paola Chacón, secretaria de la organización, contó que tenían una flota de 354 carros. “Para este año empezamos en 68 y hasta la fecha quedan 40 por la situación país”. 

Agregó, que en la actualidad el parque vehicular de taxis en Maracaibo se asemeja a la del transporte público que está “en terapia intensiva”.