Oposición zuliana sigue en “mutis” del mapa político

Archivo

Desmovilizada y en “mutis”. Así ha estado la oposición zuliana en lo que va del 2018. En nada se compara a  la intensa agenda que tuvieron los principales partidos que integran la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en la región  a finales del 2016 y durante todo el 2017.

A casi 90 días del último proceso electoral, el pasado 10 de diciembre,  donde el chavismo hizo caída y mesa limpia al obtener la Gobernación y 19 de las 21 alcaldías, su dirigencia aún se mantiene de muy bajo perfil político, de hecho a muy pocos voceros se les ha visto cuestionando el trabajo de las nuevas autoridades. 

Y es que desde principios del año pasado,   la “unidad” de la oposición zuliana ya se había fracturado; primero, por el resultado de la jornada de protestas; segundo,  la decisión de  Juan Pablo  Guanipa de no juramentarse ante la ANC tras haber ganado la Gobernación el 15 de octubre; y tercero, la participación de Un Nuevo Tiempo (UNT) en la contienda de diciembre fue lo que terminó por derramar el vaso que aún sus dirigente no han podido recoger. 

“Estamos viviendo la misma inercia de la oposición nacional que está actuando desde el punto de vista político para poder ordenar un plan estratégico que permita activar la nueva dinámica”, dijo Rafael Ramírez Colina, miembro de la dirección nacional del partido Primero Justicia (PJ) por la región.

Reconoció que después de los resultados de diciembre a la oposición en la región “nos ha costado integrarnos, no porque no seamos capaces de hacerlo, sino  porque cada quien ha estado dedicado a la supervivencia país y cuando no se tiene un objetivo claro el trabajo político no se ve (...)”, justificó. 

En el caso de Voluntad Popular, opinó Gustavo Ruíz, miembro de la dirección regional del partido Voluntad Popular, “la unidad como ha sido concebida hasta ahora ya cumplió su etapa y tiene que sufrir una metamorfosis hacia una unidad inclusiva. En el Zulia estamos apelando a la concertación para lograr construir una ruta  para que en Caracas entiendan que hay que construir un nuevo modelo, ya que las decisiones no pueden estar a merced de la metrópolis”. 

Los adecos  justifican su ausencia esperando que se cumplan los primeros 100 días de Gobierno en el Zulia a manos del Psuv. 

“En AD le estamos dando tiempo al Gobierno regional y a los alcaldes del régimen para que empiecen a demostrar que saben gobernar. Veremos a un  AD tomando las calles encabezando las protestas del pueblo en búsqueda de soluciones”, declaró su secretario regional,  Juan Carlos Velazco.

En la  posición de AD también se encuentra  UNT. “El gobernador y los alcaldes están en plena luna de miel, apenas fueron electos en diciembre; estamos esperando que se cumplan los primeros tres meses, aunque ya hay señales que no son muy alentadoras como el tema eléctrico donde el problema se ha agudizado”, dijo Elías Matta, presidente del partido. 

Pero más allá a lo expuesto por los dirigentes, para  el politólogo Jesús Castillo Molleda, desde el 10 de diciembre “la oposición zuliana decidió entrar en un cuadro depresivo del cual no ha podido salir y por eso sus líderes se encuentran desactivados”.

A esto se le suma, señala el experto,  “las heridas internas que  siguen abiertas. Tanto es así, que hasta a los alcaldes de la oposición Alenis Guerrero, de Santa Rita;  y a Yonnys González, de Sucre, los dejaron solos y a la base abandonada. Decidieron ser una mayoría en silencio”.    

Ana María Osorio,  experta en marketing político, explica que el silencio de la MUD se debe “a la falta de dirección”. 

“Sus dirigentes demuestran que sus intereses no son colectivos. Se comportan como aliados al Gobierno, más no como la oposición que adversa y presiona”. 

Según Osorio, en un sondeo realizado por la Fundación Zulia Productivo, “los ciudadanos rechazan la gestión del Gobierno y también de la oposiciónporque  se sienten solos (...)”.