¡CRISIS! ¿Le apagarán el Mundial a los Maracaiberos?

A veces ocurre que tienes luz, pero se te va la señal de cable, pero habrá señal abierta también

Está demostrado que cuando el Gobierno nacional, valga decir la revolución, se monta en un objetivo, es casi seguro que lo logra. Así ha sido comprobado durante sus más de 17 años de vigencia política y cuando han querido desarrollar una idea o ejecutar un plan, lo han conseguido. En las pasadas elecciones presidenciales de mayo de 2018, Maracaibo transitaba por la peor crisis –aún lo padece- eléctrica de todos los tiempos. No obstante, con la articulación entre el Gobierno nacional, a través del ministerio de Energía Eléctrica y Corpoelec y la Gobernación del Zulia y su secretaría de Asuntos Eléctricos e inclusive la Alcaldía de Maracaibo, llave esta cuyos tres niveles de gobierno son de la misma tolda, se logró estabilizar un poco el servicio eléctrico durante la semana electoral y la semana siguiente y cuando la gente pensaba que ya la crisis llegaba a su final, todo volvió a como estaba al principio; Apagones a destiempos, cortes eléctricos anarquizados, donde un sector recibía hasta tres cortes diarios de cinco horas cada uno, etcétera ¿Qué pasará a partir de este jueves? Habrá que vivirlo para saberlo.

No es justo dejar de reconocer que últimamente, tanto la Secretaría de Gobierno como la Secretaría de Asuntos Eléctricos de la entidad han estado informando sobre los trabajos y los avances en los seis frentes de trabajo sobre la plataforma sobre la cual se sostiene el sistema eléctrico del Zulia, e incluso, ya dan estimaciones de para cuándo podría ya establecerse de manera total y sin interrupciones el servicio eléctrico. Se habla de entre tres a cuatro meses, es decir de hoy en junio hasta mediados de octubre. Esto hace suponer que entre junio y julio, donde transcurre el mes del Mundial, aún no se superará la crisis.

Sin embargo, el Gobierno se las ingeniará –es la suposición y la expectativa general, teniendo como referencia lo que ocurrió en la semana electoral- para afectar lo menos posible a los circuitos eléctricos en la capital zuliana en las horas en las cuales se desarrollen los juegos del Mundial, que para suerte del Gobierno, en su mayoría son en la mañana y las primeras horas vespertinas.

Ello entonces supone que habrá quizá más de dos cortes eléctricos entre las 4.00 de la tarde y toda la madrugada hasta las 7.00 de la mañana. La población podría no tener problemas para ver sus juegos de fútbol pero asumiendo la cuota de sacrificio que significará pasar toda la tarde, toda la noche y toda la madrugada sin electricidad.

Todo esto son elucubraciones cuya certeza matemática no existe, pero es una presunción a decir de otras experiencias. El Mundial de Fútbol es una fiesta para el pueblo de Venezuela, tan o incluso hasta más poderosa, en términos de la fiebre, que la misma Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP). En consecuencia, es de suponer que el Gobierno no estaría dispuesto a poner a tambalear la “paz” que han logrado apagándoles a los maracaiberos su Mundial de Fútbol, lo cual traería un descontento doblemente marcado y que a su vez generaría alguna acción violenta que el Gobierno no estaría dispuesto a afrontar.

Pero, si la crisis eléctrica, en términos de condiciones reales de la capacidad instalada y la situación de los equipos, las subestaciones y la gravedad técnica del sistema, no da para sopesar los cortes o maquillarlos o ejecutar planes de adecuación al Mundial, irremediablemente los maracaiberos podrían quedarse sin ver sus juegos, principalmente en aquellos lugares donde suelen quitar la energía en la mañana o a mediodía.

Fanáticos vs adversidad

Todo está listo para que este jueves 14 de junio a las 11.00 de la mañana se escuche el pitazo inicial de la fiesta del deporte rey, que se celebra cada cuatro años. Y los maracaiberos se preparan para sortear los apagones y poder ver por televisión el partido inaugural entre Arabia Saudita y Rusia.

Leonardo Rodríguez, vendedor de 25 años, tiene su plan y lo reveló en un sondeó que hizo el portal “El Pitazo” a la fanaticada zuliana: “Voy a mantener el carro full de gasolina para poder salir a ver los partidos donde hay luz. Los partidos son en la mañana y en la tarde, y la luz se va a esas horas, entonces no lo vamos a poder ver, sino salimos a buscar donde hay luz”, es una alternativa, pero lo malo es ver qué tan fácil será surtir el carro de combustible en unas estaciones de gasolina que se mantienen atestadas de personas en sus automóviles haciendo largas colas para poderlos surtir.

Karen Jaimes siente frustración, pues no tiene otra opción más que perderse los juegos mientras esté sin electricidad. “En estos días estoy hablando mucho de eso, porque en mi casa se va las luz de 11.00 de la mañana y a las 5.00 de la tarde”, dijo la fanática, que lamenta tener que perderse al menos dos juegos diarios, los pautados para las 11.00 de la mañana y las 2.00 de la tarde. Karen, prácticamente se perderá entonces todo el mundial, porque todos los juegos o al menos la mayoría son a esas horas.

“El inaugural es el jueves  y si se me va la luz ni siquiera voy a poderlo ver. El consuelo es ver los que transmiten temprano y que los fines de semana no se va la luz”. Insistió en que no poder ver el Mundial desanima mucho, porque “es algo que uno espera cada cuatro años y que sirve para desconectarse y tener esa burbuja fuera de la realidad que vive el país”.

José Manuel Sánchez, periodista, se arma con “mucha paciencia” para evitar pasar rabias en caso de que el racionamiento le llegue en medio de un partido o antes de comenzar.

“Tengo que tener paciencia porque de lo contrario voy a terminar con un infarto. Uno llega al trabajo se está sin luz, viene a descansar a la casa y tampoco hay luz. Ahora queremos ver los partidos y seguro no tendremos luz. Veré lo que pueda ver”, dijo Sánchez quien ansía ver a Argentina levantar la Copa del Mundo.

En el caso de los comunicadores y específicamente los que trabajan con Internet, que son todos, pero particularmente quienes tienen que actualizar páginas web o redes sociales, es verdaderamente un martirio y una incertidumbre muy grande el saber sortear la crisis para poder cumplir con su trabajo.

Para Alirio González, estudiante de 24 años, da igual para donde se mueva a ver el partido porque no hay garantías de que no se vaya la luz. “De nada sirvió que Lorenzo Mendoza (a través de Empresas Polar) regalara la señal porque igual el Gobierno no nos va a dejar ver los juegos del Mundial”. Esperemos que Alirio se equivoque y el Gobierno le tape la boca, al menos acomodando los cortes para permitir disfrutar del fútbol.

La radio, una opción

La radio es una de las opciones que tendrán los zulianos para escuchar la narración de los partidos si cuentan con celulares cargados o poseen radio en sus automóviles. Urbe 96.3 FM y Radio Fe y Alegría transmitirán la mayoría de los juegos.

Ángel Pereira, jefe de prensa de Urbe 96.3 FM, precisó que ellos transmitirán 54 y de los 64 partidos en los horarios de 8.00 am, 11.00 am y 2.00 pm. “Nosotros tenemos plantas y si llega a fallar el servicio eléctrico, la transmisión solo podría quedar interrumpida cinco minutos mientras encienda la planta”.

Rafael Petit, narrador y productor de las transmisiones del Mundial en Fe y Alegría, explicó que los partidos serán transmitidos por la red nacional, cuya señal matriz en Zulia es 88.1 FM y 850 AM. “La emisora cuenta con una planta eléctrica para prever en caso de que falle la luz. Pero igual también es una alternativa para quienes estén en el trabajo, en el carro o en el banco, porque los partidos son en horario diurno y vespertino”.

Fiesta tardía

El ambiente mundialista llega tarde a Maracaibo. Apenas este martes 12 de junio en algunos establecimientos se colgaban banderines de los países que buscarán coronarse en Rusia. Las ventas de franelas y suvenires alusivos al Mundial tampoco abundan como hace cuatro años y sus precios tampoco están al alcance de casi nadie. Una bandera pequeña para colgar en los carros se vende en cinco millones de bolívares y la más grande para forrar el vidrio trasero del vehículo en 25 millones de bolívares. Una camiseta de fútbol “chimba” no baja de los 9 millones.

La solución a los racionamientos no estará lista antes de que termine el Mundial. El partido final está previsto para el 15 de julio, y este lunes Francisco Martín, vicepresidente ejecutivo de Corpoelec, estimó que “en dos a tres meses mejorará el servicio eléctrico en el Zulia”.

En cualquier circunstancia, el maracaibero tiene que ir armando su estrategia como en la guerra, su plan a, plan b o plan c, o sencillamente agarrarse su quijada por cinco horas con mucha resignación.

NOTIZULIA / Con información de La Verdad