Protestan en El Varillal tras 15 días sin luz en Los Apamates

Edificios de Los Apamates, pertenecientes al conjunto residencial El Varillal permanecen sin electricidad desde que hace 15 días estalló un transformador, los técnicos se lo llevaron para repararlo y ni más

Quince días sin electricidad tienen los habitantes de los edificios Los Apamates, ubicados en el conjunto residencial El Varillal. Los afectados cerraron la calle principal del urbanismo para exigir respuesta inmediata a Corpoelec.

El restablecimiento del servicio depende de la reparación del transformador que explotó hace dos semanas. Trabajadores de la estatal eléctrica determinaron que la unidad puede ser reparada y se la llevaron el pasado sábado, pero sin asegurarles ni darle respuesta aún de cuándo será instalada de nuevo.

Jean Carlos Pérez, miembro del condominio Los Apamates, precisó que son 65 familias las afectadas y que el transformador es de mayor capacidad que los entregados esta semana por Corpoelec a la Gobernación de Zulia. El que requieren es de 250 KVA.

“Nos han dicho de comprar el transformado que vale como cinco mil dólares. Pero eso es absurdo porque no tenemos ese dinero, además nosotros no ganamos en dólares”, dijo Pérez, quien en compañía de los afectados mantuvo la protesta ayer al mediodía hasta que camiones de la Alcaldía de Maracaibo recogieron los desechos.

María Troconiz, ama de casa, dijo que ya agostaron todas las instancias para buscar respuesta de las autoridades. “Primero fuimos a Corpoelec y no nos aceptaron la carta, nos dijeron que era con el Gobernador. Fuimos a la Gobernación y se la entregamos a Lisandro Cabello, secretario de Gobierno, y no tenemos respuesta. Nos dirigimos hacia Juan Carlos Boscán, secretario de Asuntos Eléctricos, y tampoco tenemos respuesta. Le enviamos un mensaje al alcalde Willy Casanova y no ha contestado”.

Agregó que por medio de la intervención de las autoridades de la intendencia Cecilio Acosta un funcionario de la Alcaldía de Maracaibo los visitó ayer y se comprometió en darle pronto una respuesta. “Nos pidió que tuviéramos paciencia, pero no tenemos agua, no tenemos luz y los ladrones se quieren meter”.

Wendy Romero, afectada, envió a su hijo a casa de un familiar mientras ella y sus padres se quedan en su apartamento sin electricidad. “Vivimos con la caridad de los vecinos que nos dan agua, hielo y nos dejan cocinar. Pero ya es mucho tiempo, pedimos soluciones, que den la cara”.

NOTIZULIA / La Verdad