Alcaldía evaluará portones que obstruyan el paso en Maracaibo

Ante la galopante inseguridad y la ineficiencia policial, los vecinos como locos levantaron portones, en algunos de los casos éstos obstaculizan el tránsito y se convierten en anarquía urbana

Luego del reciente hecho, en el que  funcionarios de la Policía Municipal y de la Oficina Municipal de Planeación Urbana (Ompu) ordenaron derribar los portones de seguridad de la villa privada Molinos del Viento, en el sector Ciudadela Faría, por concluir que obstaculizaban la vía, el alcalde de Maracaibo, Willy Casanova, señaló: “Estamos defendiendo el derecho de los ciudadanos al libre tránsito”.

Casanova explicó que el artículo 50 de la Constitución trata el  libre tránsito por  el territorio nacional. “Nosotros entendemos que algunas familias estén motivadas por la inseguridad, por las dificultades que se vivieron en esta ciudad en tiempos pasados”, sostuvo.

El alcalde dijo que evalúan, a través de la Ompu, otros portones que pudiesen afectar el libre transitar de las personas. Explicó que no incluirá algunas zonas que obtuvieron los permisos, durante la antigua gestión regional, con base en estudios previos, para cerrar las calles.

 Casanova, sin embargo, aclaró que revisarán aquellos portones que fueron puestos de manera ilegal, sin consultar con la Alcaldía y que obstruyen el paso vehicular.

El director de Gestión Urbana de la Alcaldía de Maracaibo, Daniel Boza, precisó que tienen pensado ‘tumbar’ otro portón ubicado en una calle del sector Loma Linda. “Antes, podías entrar por Bicentenario Norte y podías salir hacia Milagro Norte, frente a La Barraca  (...)    por ahí  pasaba una ruta de transporte (Noroeste) aprobada por el Intcuma, que fue afectada”.

Habitantes de la zona afirmaron que la ruta de Noroeste desapareció antes de que ellos cerraran la calle y dijeron que lo hicieron con el permiso de la Ompu. 

La concejala de Maracaibo por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Egda Vílchez, aseguró que hay una ordenanza que data del   2003 “que permite abrir el acceso en los urbanismos cerrados”, pero aseveró que “ninguna ordenanza puede vulnerar el libre tránsito, ninguna institución puede hacerlo (…) Lo que hay es malas interpretaciones de la ley. Se podrían instalar jirafas, vigilancia por intercomunicadores”.

En la calle 76 (Río Neverí), del sector Los Olivos, desde   octubre del año pasado los vecinos decidieron materializar la construcción de dos portones: uno por cada entrada de la calle, en un tramo que incluye unas 10 casas, para el resguardo de los vecinos.

Una vecina del sector testificó: “Me atracaron varias veces entrando a mi casa. Nos tenían ‘a monte’ con los robos en las casas”.

Conscientes de no tener el permiso para la construcción, los vecinos argumentaron que en reiteradas ocasiones se comunicaron con la Alcaldía de Maracaibo para gestionar el trámite, pero no obtuvieron respuesta.

NOTIZULIA / Panorama