En más de 50% se disparan matrículas en colegios privados

Los padres se ponen las manos en la cabeza, pues las matrículas se "dolarizaron" en un país donde la gente gana en bolívares y se resignan a enviar a sus muchachos a colegios públicos donde la educación no es la mejor ni la seguridad tampoco

“A comienzos del año pagaba 134 mil bolívares por la mensualidad del liceo. A partir de abril la aumentaron a 500 mil bolívares y nos están llamando a asamblea de padres y representantes para informarnos de otro ajuste”.

Así lo comentó Liseth Duque, quien tiene un hijo estudiando bachillerato en un colegio privado ubicado en el sector Panamericano. Confesó estar aterrada de  ir a la reunión para establecer la nueva cuota a pagar porque hoy se les hace difícil a su esposo y a ella pagar la educación de su hijo sumado a lo que tienen que destinar para alimentación, pasaje y demás gastos para mantener el hogar.

Esta situación se repite en cada uno de los padres que tienen que enfrentar   el incremento de la mensualidad de las instituciones educativas de sus hijos, cada vez que hay un aumento salarial.

El pasado 20 de junio, el presidente Nicolás Maduro decretó otra alza del salario de 103%. De inmediato, los tabuladores de pago se dispararon al igual que el costo de las mensualidades.

Una vez más, la hiperinflación es la responsable de este repunte que supera los 400%, en  los casos menos dramáticos aunque en algunos ronda  el 1.000%.

Un docente de un plantel privado justificó los sucesivos ajustes de matrícula alegando que  las instituciones privadas tienen que cubrir los altos costos de servicio básico, pago de alquiler del plantel más  los salarios del personal  docente,    obrero  y administrativo y personal de seguridad.

Agregó que se han visto en la obligación de suprimir algunas  materias para ahorrar gastos de pago de personal y costo de equipo.

A propósito, la señora Duque  mencionó que en el liceo de su hijo de 14 años eliminaron inglés e informática,  “en el colegio  han cambiando de profesores en reiteradas oportunidades porque los docentes se han ido del país o  dejan la docencia para dedicarse a un  trabajo donde ganen  más”.

Taided Barrios, quien vive en la comunidad de Villa Baralt, agregó que tenía a sus tres hijos hace un año en planteles privados “tuve que sacrificar la educación de mis hijos, no podíamos pagar la escuela, ni siquiera alcanzaba para cumplir la lista escolar, la compra de los uniformes, transporte y  la alimentación de la familia. Ahora estudian en planteles públicos y cerca de la casa“.

A su juicio,  la mensualidad  en las guarderías y preescolar son más costosos que los de educación primaria.

A principios de año pasado comenzamos cancelando 100 mil bolívares por cada uno, luego en mayo subió a 500 mil bolívares, “luego los retiré”.

José Rodríguez dijo que para junio se estableció en asamblea una mensualidad de 500 mil bolívares “y para julio quedó establecida en Bs. 2 millones 500 mil y si se atrasan 10 días en cancelar la mensualidad hay que pagar  un adicional de 300 mil bolívares”.

En un recorrido por varias instituciones educativas privadas de la zona norte de Maracaibo se conoció de repuntes de la mensualidad, por ejemplo, de 3 millones 500 mil bolívares que pagaban hasta hace un mes ahora tienen que cancelar 15 millones de bolívares más la inscripción y un aporte adicional. Y en otro centro de educación inicial la mensualidad quedó establecida en divisa extranjera, distribuida en 40 dólares  para cancelar el alquiler y 50 dólares por colaboración por familia.

   La agudización de la crisis económica no permite que las instituciones educativas aseguren su operatividad para el año próximo escolar.

Así  lo señaló recientemente la Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Andiep), que mencionó que a pocos meses para que  finalice el período escolar, “hay planteles que han anunciado un cierre técnico ante las autoridades del Ministerio de Educación”.

La Andiep informó  que a principios de año cesaron actividades 13 colegios en Caracas, 5 en Maracaibo y 4 en Puerto Ordaz. Esto ocurre en un contexto en el que aumenta el número de niños y jóvenes fuera del sistema escolar.

La educación pública también  arrastra en su morral una serie de tareas pendientes como: deserción escolar, ausencia de docentes y fallas de infraestructura. 

Damelis Chávez, secretaria de Educación,  exhortó a los dueños de los planteles privados a acatar la resolución 058 del Ministerio de Educación que establece el llamado a tres asambleas de padres y representantes para fijar la cuota de la mensualidad, “no pueden hacerlo de manera inconsulta y desproporcionada porque pueden ser sancionados por el ente educativo”.

Agregó que estas instituciones antes de incrementar deben presentar un plan de inversión donde se refleje de manera detallada los gastos operativos del plantel y los gastos adicionales, “este es revisado antes de aprobar un alza de la mensualidad en los planteles privados”.

NOTIZULIA / Panorama