Cerca de 2 mil soberanos costaría un uniforme escolar completo

Desde 350 se cotizan las chemises, sobre los Bs.S 300 los pantalones y más de 700 soberanos las gomas

Los zapatos  rondan los BsS. 600,  las chemises 350 soberanos, un pantalón o un  jumper rozan los BsS. 350. Una caja de lápices llegó a los BsS. 100. Padres esperan por las jornadas escolares.

El regreso a clases es sinónimo de ilusión para los estudiantes: expectativas escolares y reencuentro con los compañeros, además de poder estrenar uniformes, útiles y materiales escolares. Para los padres, no hay tanto brillo, pues se enfrentan a los “inalcanzables” precios de estos.

Vestir a un hijo para clases saldrá caro en este año escolar. Adquirir todas las piezas de la vestimenta escolar costará a los representantes marabinos cerca de 1.500 bolívares soberanos (150 millones de bolívares fuertes).

En varios comercios de Maracaibo, un pantalón azul marino ronda los BsS. 350 (BsF. 35 millones) y una falda o jumper, para niñas y jóvenes, se ven por igual entre BsS. 300 y 350.

Pero esa es solo una parte del uniforme. Las chemises y camisas están entre los 250 y los 350 bolívares soberanos, que antes equivaldrían a 25 y 35 millones de bolívares fuertes.

Otros componentes de la vestimenta, como las medias blancas, se pueden comprar desde  BsS. 50, las más económicas y las correas parten desde los BsS. 100 y hasta los 200 soberanos.

Lo más costoso, sin duda, son los zapatos escolares. Los negros, para ambos sexos las cifras oscilan entre los BsS. 600 y llegan hasta los 800, pero las gomas deportivas son las que bajan quijadas, partiendo desde los BsS. 700.

Algunos padres pueden considerarse afortunados, como Roxana Terán, quien  acoplará su presupuesto para solo comprar unos nuevos zapatos escolares a su hija de 8 años, pues ya “perdió” los del año pasado. “Por fortuna aún le queda el uniforme y usará la misma chemise blanca, pero me toca comprar otros calzados porque los que usó ya no le quedan. Estoy comparando precios en  zapaterías y la mayoría está en BsS. 600 o 700”, dijo Terán.

Haciendo una sumatoria incluyendo todas las piezas, un representante deberá tener en su presupuesto cerca de BsS. 1.500 para costear un uniforme.

Los costos de los encantadores bolsos y loncheras son alarmantes. Los más pequeños, ideales para niños de preescolar, van desde los 350 bolívares soberanos, hasta los BsS. 500 (50  millones de bolívares fuertes).

Sin embargo, los más espaciosos, que usarían niños más grandes y  jóvenes de bachillerato, van desde los BsS. 950, los más económicos, y se alzan hasta rondar los 1.500 bolívares soberanos.

Estos bolsos son  indispensables para llevar los útiles escolares que también “se perdieron de vista” con costos inalcanzables. Los cuadernos de una unidad, con que los alumnos tomarán dictados y escribirán sus cálculos matemáticos van desde los BsS. 40 hasta los  Bs. 170, dependiendo de la marca.

En cuanto a los libros de texto, enciclopedias y demás compendios del saber varían. Según de la editorial y del grado al que se le asigne, en el rango de los 300 y 500 bolívares soberanos.

Las cajas de lápices dieron un salto abismal. En junio, se podía encontrar rozando los 3 millones de bolívares fuertes. Hoy  se consiguen hasta por BsS. 100 (BsF. 10 millones).

Los borradores, pasan de BsS. 3 y los sacapuntas cuestan de 30 bolívares soberanos en adelante. Para colorear los trazos hechos y dar vida a figuras educativas, los niños requerirán creyones. La caja de 12 de ellos ya se ve rondando los BsS. 100 y las temperas de 6 unidades, están en BsS. 60.

“Urge que hagan ferias escolares oeste año porque al paso que vamos ni un lapiz vamos a poder comprar”, opinó Lisbelis Machado, ama de casa.

Las loncheras también buscan alcanzar el apresurado paso del aumento de las mochilas. Las pequeñas, valen desde BsS. 250, mientras que las grandes llegan a costar BsS. 630. Las cartucheras, por otro lado, no bajan de BsS. 350.

Pero la incertidumbre crece entre  los angustiados padres ante los anuncios de los comerciantes. En  el centro, una madre preguntaba por el costo de camisas celestes, medias blancas y un pantalón escolar. “Infartada” con los precios, ahogó un grito y exclamó: “¡Señor, esto sí está caro!”, pero la respuesta a su exclamación la dejó aún peor.

“¡Ay, señora, y eso que estos son precios viejos!”, dijo el vendedor informal, quien aseguró, en medio de un mercado casi muerto, que “a partir de la próxima semana vienen nuevos precios”.

“Pocos nos mantuvimos vendiendo esta semana, con precios viejos, porque la mayoría sigue haciendo cálculos para traer el lunes todo con nuevo costo”, vociferó el mercader.

Con esta advertencia, los padres esperan, temerosos y con calculadora en mano, las nuevas cifras que posiblemente estrenen hoy los comercios.

En Caracas, el alcalde del municipio Chacao, Gustavo Duque, anunció el pasado primero de agosto a los representantes de estudiantes inscritos en escuelas municipales, que “en virtud de la situación económica” para el año escolar 2018-2019, no pedirán como requisito obligatorio que  los alumnos asistan a clases con uniforme.

La secretaria de Educación del Zulia, Damelis Chávez dijo a PANORAMA, a inicio de mes, que  la vestimenta no es limitante para ir a clases y que, a medida que se  acerque el regreso a clases, se harán ferias escolares para vender  ropa y  útiles escolares a precios solidarios.

NOTIZULIA / Vía Panorama